lunes, 17 de julio de 2017

Brasil: Buscándole usos al Exército

El ejército brasileño se está convirtiendo en una fuerza policial de facto


Su dejada infantería está mal adaptada para repeler desde amenazas a los recursos naturales



The Economist


Pocos lugares ilustran el papel moderno del ejército brasileño mejor que Tabatinga, una ciudad de 62.000 habitantes en el punto fronterizo compartido entre Brasil, Colombia y Perú. La frontera, protegida por la selva amazónica, no se ha movido desde que los portugueses construyeron una fortaleza ahora arruinada allí en el 1700s. Pero Júlio Nagy, un comandante local, tiene la mira puesta en amenazas no convencionales. En febrero y marzo, sus tropas interceptaron 3,7 toneladas de cannabis. El año pasado destruyeron una pista de aterrizaje construida por mineros de oro ilegales. En el interior de un pequeño zoológico de los tucanes, un jaguar e incluso un guacamayo salvaje rescatado de los traficantes de animales gritan intermitentemente.

La última vez que una gran ciudad brasileña fue atacada fue en 1711, cuando un corsario francés capturó brevemente a Río de Janeiro. La revisión oficial de la defensa del país afirma que "en la actualidad, Brasil no tiene enemigos". A falta de vecinos belicosos, insurgencias armadas o mucho apetito por proyectar poder en el extranjero, el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, reconoce que las fuerzas armadas del país "no poseen atributos militares clásicos".




Los estrategas brasileños dicen que la escasez de adversarios militares no justifica el escatimamiento de la defensa. Las bandas criminales que operan en zonas fronterizas pueden abrumar a la policía civil, y en el futuro Brasil espera disuadir a los extranjeros codiciosos de sus recursos naturales. Mantener el control sobre el terreno extenso, variado no es barato. Sin embargo, las nuevas amenazas requieren nuevas respuestas. Y los altos mandos del ejército dicen que su forma actual -gruesa en el personal poco calificado, la luz en el equipo y cada vez más desviada hacia la policía de rutina- es inadecuada para los objetivos declarados del gobierno.

El ejército brasileño creció durante la guerra fría. En 1964 sus generales organizaron un golpe; Durante su primer año en el gasto de defensa de poder aumentó en un 75%. El presupuesto militar volvió a aumentar después de que la junta cayera en 1985, cuando los nuevos líderes buscaron forjar un ejército moderno bajo el gobierno civil. Desde 1989, el gasto en defensa ha caído del 2,5% del PIB al 1,3%, aproximadamente el promedio regional. No obstante, el ejército ha conservado suficiente influencia para resistir los recortes presupuestarios nominales.

Con 334.000 soldados a su disposición, el gobierno ha tenido que encontrar maneras de desplegarlos. Brasil lidera la misión de estabilización de las Naciones Unidas en Haití, a la que destina 1.277 efectivos de mantenimiento de la paz. Pero su contribución al mantenimiento de la paz se ubica justo por delante de la vecina Uruguay, cuya población es menor que la de nueve ciudades brasileñas. Para el grueso de sus fuerzas, Brasil ha adoptado lo que Alfredo Valladão de Sciences Po, una universidad de París, llama una "mentalidad constabularia" - tapando las lagunas dejadas por cuerpos de seguridad domésticos.

Muchas de estas operaciones caen dentro de la misión del ejército. La ley federal le otorga poderes policiales a 150 kilómetros (150 millas) de la frontera terrestre de Brasil. Las pandillas internacionales han sido atraídas hacia la frontera: se dice que Pablo Escobar, un narcotraficante colombiano, poseía un avión de carga que ahora se encuentra fuera del zoológico de Tabatinga. El ejército también es responsable de "operaciones de ley y orden". Las tropas son una vista común durante eventos como las elecciones o los Juegos Olímpicos de 2016.

Sin embargo, el mandato del ejército se ha ampliado a la labor policial mundana. Décadas de gastos excesivos y una larga recesión han drenado las arcas de la mayoría de los estados brasileños. Aunque sólo el 20% de sus solicitudes de soldados para la ayuda de emergencia son aprobados, todavía constituyen una parte creciente de la carga de trabajo del ejército. Durante el año pasado, los soldados han pasado casi 100 días patrullando las calles de la ciudad-el doble del número de los nueve años anteriores combinados.

La mayoría de los brasileños no parecen estar abrumados por esta tendencia. A diferencia de los políticos y oficiales de policía, los militares son vistos como honestos, competentes y amables. A pesar de la sombra de la dictadura, las clasificaciones de confianza de las instituciones ponen a menudo al ejército en la cima.

Los soldados están tratando de adaptarse a su nuevo papel. En un centro de entrenamiento en Campinas, cerca de São Paulo, están sometidos a gases lacrimógenos ya granadas aturdidoras, para saber cómo se sienten esas armas antes de desatarlas contra civiles. Los residentes de las barriadas de Río de Janeiro lamentan el fin de la misión de 15 meses del ejército para desalojar a las pandillas. Una vez que se fueron, la policía reanudó sus maneras de gatillo. Pronto los gangsters también estaban de vuelta.

No obstante, la confusión entre la defensa nacional y la aplicación de la ley es peligrosa. Los soldados hacen costosos policías: un día de despliegue de unos pocos miles puede costar 1m de reales ($ 300.000) por encima de sus salarios normales. Lo que es más importante, la excesiva dependencia del ejército no es saludable para una democracia. Las tropas están capacitadas para emergencias, no para mantener el orden día a día. Y transformar una demostración de fuerza de último recurso en una presencia rutinaria puede minar la confianza del público en las autoridades civiles.

El propio ejército aspira a un papel muy diferente. Un borrador de la próxima revisión oficial de la defensa está corto en "amenazas" específicas -el término aparece sólo una décima parte con tanta frecuencia como lo hace en un análisis británico similar a partir de 2015- pero largo tiempo en las "capacidades" deseables. Principalmente, plantea, Brasil debe proteger sus riquezas naturales. Ese riesgo puede parecer remoto. Pero si se materializan las previsiones pesimistas del cambio climático, el exuberante Brasil podría parecer atractivo para las potencias extranjeras desesperadas.

Reorientar el ejército en esta prioridad es una perspectiva desalentadora. En primer lugar, Brasil tendrá que fortalecer su capacidad policial. El Sr. Jungmann ha pedido una guardia nacional permanente, comenzando con 7.000 hombres, para relevar la carga en el ejército. Michel Temer, el presidente de centro-derecha, respalda esta idea.

Más allá de eso, las fuerzas armadas de Brasil de antaño son un pobre ajuste para combatir las amenazas del mañana. Para evitar los intrusos en la vasta selva tropical o el "Amazonas Azul", como se conocen las aguas territoriales ricas en petróleo del país, Brasil necesitará una fuerza flexible de reacción rápida, capaz de intervenir en cualquier momento en cualquier momento.

Eso requiere equipos modernos y pequeños equipos de personal móvil y calificado. Sin embargo, dos tercios de las fuerzas terrestres trabajan en contratos que los limitan a ocho años de servicio, impidiendo su profesionalización. Tres cuartas partes del presupuesto de defensa se destinan a la nómina y las pensiones, dejando sólo una mecha para el kit y el mantenimiento. En los Estados Unidos, la proporción es la inversa.

Antes de que la recesión echara raíces, Brasil avanzaba hacia estos fines. En 2015 acordó comprar 36 aviones de combate Gripen suecos por 4.700 millones de dólares. Sin embargo, el gasto en equipo militar ha disminuido en dos tercios desde 2012, dejando una lista de proyectos a medias. Un esfuerzo con Ucrania para construir un vehículo de lanzamiento de satélite fue desechado en 2015. Un sistema de monitoreo basado en el espacio destinado a detectar incursiones cubre sólo el 4% de la frontera. Un submarino con propulsión nuclear de 32.000mn de reales no está casi terminado. Y el único portaaviones del país, que nunca estaba listo para la batalla, fue desarmado en febrero.

En una época de austeridad, incluso las operaciones de rutina están bajo tensión. Debido a que la fuerza aérea sólo proporciona un vuelo de suministro mensual a una guarnición fronteriza en Roraima, un estado del norte, Gustavo Dutra, su comandante, tiene que alquilar aviones privados a 2.000 reales por hora. Y en enero se convocó al ejército para calmar los disturbios de prisión en el estado, cuyas precarias finanzas han estirado su presupuesto de seguridad. El general Dutra se preocupa de que sus hombres puedan ser convocados allí de nuevo en poco tiempo.

4 comentarios:

  1. Reino Unido es un territorio explotado desde hace milenios. No tienen que preocuparse de las ambiciones ajenas sobre sus recursos naturales. Ya casi no tienen.
    ¿Si en Londres la ciudadanía sufriera los índices de criminalidad de las ciudades cariocas, no veríamos soldados en las calles?
    Comparar la inversión en defensa brasileña (y de gran parte de las naciones) con la americana es como comparar la nao Santa María con el Apolo 11.
    En España existe la Unidad Militar de Emergencias y es un éxito reconocido internacionalmente. La institución encargada de velar por la protección de la naturaleza es la Guardia Civil, que es un cuerpo militar.
    Es la Guardia Civil también la facultada para todas las cuestiones de orden relacionadas con los penales.
    Por cierto, la G.C. tiene más o menos los mismos miembros que el Ejército de Tierra y nadie duda de cuál va a ser su uso en caso de guerra.
    Por ultimo:
    Bastantes problemas tiene ya Brasil como para que The Economist venga a ejercer también de forense en temas militares. Que sigan con su labor de forenses de la economía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión Juan Carlos. Pero como se destinan recursos públicos, The Economist, Bloomberg, Wall Street Journal, etc dedican equipos a analizar el rol de la defensa, con gente que no sabe mucho precisamente del tema militar... un abrazo

      Eliminar
  2. Este mismo concepto de FFAA orientadas a tareas más policiales que militares se da en nuestro país, ya que las fuerzas armadas siguen en el mismo estado de anemia que en años anteriores, mal que les pese a algunos, las cosas no cambiaron demasiado para las FFAA argentinas. Si bien el tema de narco no es menor, ver el caso mexicano, creo yo que el tema pasa por fortalecer las FAS, órganos específicos para tratar esa amenaza. Las FFAA solo deberían dar apoyo logístico, ya que por ley vigente no pueden intervenir en luchas armadas internas, y Dios quiera que nunca lo hagan, porque sería una señal de que las cosas están muy mal.
    Tanto Brasil como nuestro país tienen que tener FFAA potentes y creíbles para defender sus recursos naturales. Brasil tiene en su territorio una de las más grandes reservas de agua dulce del mundo cuenca del Amazonas. Argentina tiene en el litoral el acuífero Guaraní, otra gran reserva de agua. Tal como dice Juan Carlos, las grandes potencias ya reventaron sus recursos naturales, van a venir por los nuestros, por las buenas o por las malas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mismo caso para Argentina, Jorginho. Igualmente allá ya tienen en marcha su SSN, sus 36 Gripen, sus nuevos fusiles y APC... acá ni la paja nos hacemos. Abrazo

      Eliminar