lunes, 20 de diciembre de 2010

Aviones argentinos: Los proyectos de deltas argentinos

Los proyectos de ala delta en Argentina 

Después de la Segunda Guerra Mundial (II GM), las grandes potencias vencedoras se lanzaron al desarrollo de aviones de reacción, aquel invento alemán que, desde 1944, había revolucionado la guerra aérea sobre los cielos de Europa. La Argentina, por entonces país poderoso, que se había mantenido neutral casi hasta el final de la contienda, se convirtió en pionera del desarrollo aeronáutico en Latinoamérica con la producción del primer jet de diseño propio. 

Para comprender lo que esto significó, debemos mencionar que recién a fines de los '80 Brasil llevó adelante un proyecto similar: el AMX fabricado en conjunto con Aeritalia. Ambas naciones son las únicas del hemisferio sur que desarrollaron este tipo de aeronaves. 
A partir de 1946, el gobierno del Gral. Perón se propuso impulsar el desarrollo tecnológico e industrial argentino y para lograrlo contrató técnicos e ingenieros europeos que habían desarrollado algunas de las más importantes armas de la II GM. De esta manera, a poco de finalizadas las acciones bélicas, las autoridades argentinas, comenzaron a contactarse con varios de ellos ofreciéndoles la posibilidad de trabajar en un país donde no había resentimientos. 




En 1947 comenzaron a llegar técnicos alemanes, con gran experiencia y conocimientos, trayendo muchos proyectos desarrollados durante la guerra. El primero de ellos fue Kurt Tank, ex director de Focke Wulf y padre del famoso Fw-190; seguido por el Dr. Thalau, ex director de Fieseler; el piloto Berhens, ex director del Centro de Ensayos de la Luftwaffe; Reimar Horten, famoso por sus diseños de alas volantes; Werner Baumbach, ex jefe de bombarderos de la Luftwaffe; los hermanos Henrici, diseñadores de la bomba voladora Henschel Hs-293; y los pilotos Adolf Galland, "as" de la aviación de caza y Hans Ulrich Rudel, piloto de Stuka, que iban a viajar con Erich Hartmann (máximo "as" de la historia, con 352 victorias) pero éste fue capturado por los soviéticos poco antes.
Reimar Horten, apenas llegó, se dedicó a desarrollar dos modelos de planeadores (IA-34 "Clen Antú" e IA-41 "Urubú"), un transporte (IA-38) y un caza de reacción, todos ellos alas volantes. El 19 de octubre de 1949 el Brig. Juan Ignacio San Martín, a cargo de la FMA, presentó al Brigadier Cesar Ojeda, ministro de Aeronáutica, el expediente secreto 339 con el proyecto de Horten de un caza de reacción, ala doble delta, dos derivas en las alas, tanques de combustible internos (cuatro en las alas y uno en la cabina). La toma de aire de la turbina Rolls Royce Derwent V con que iba a ser equipado, estaba ubicada en forma ventral y el armamento interno era de cuatro cañones de 20 mm. Horten pensaba alcanzar mayor velocidad máxima, menor velocidad de aterrizaje y mayor techo de servicio que el Pulqui II (caza en el que trabajaba Kurt Tank). Finalmente el 4 de abril de 1951 el proyecto fue archivado ya que el Pulqui II se encontraba en un estado de desarrollo avanzado, y la Argentina no podía permitirse construir dos aviones de reacción al mismo tiempo.

Sin embargo, Horten siguió trabajando, esta vez sobre el IA-37, que también era un ala volante, con bastantes diferencias con respecto a las anteriores. En 1953 comenzó a efectuar pruebas en el túnel de viento y bajo la supervisión de Karl Nickel se realizaron más de 200 lanzamientos de maquetas de entre 5 y 20 kg para pruebas aerodinámicas que alcanzaron los 200 km/hora. 



PROYECTO I.A. 37 ALA DELTA 
Proyecto de interceptor supersónico conformación ala delta, diseño del Dr. Reimar Hörten, erróneamente conocido como PULQUI III. Se pretendía lograr 1300 Km/h. Los planes de desarrollo comienzan en 1953 y el objetivo era poner en vuelo motorizado el primer prototipo en 1956, pero el proyecto es demorado luego del derrocamiento de Perón. En 1956 Hörten presenta un cambio en el proyecto, modificando la posición prono por una cabina convencional con cúpula de acrílico rebatible hacia la derecha; se reinician los vuelos del planeador Esc. 1:1 en 1957 acumulando más de 50 h de prueba en 1958. Cuando el prototipo metálico estaba en un importante grado de avance se acepta la propuesta de dejar el proyecto I.A. 37 y continuar con el desarrollo de un birreactor supersónico. El primer vuelo como planeador lo realiza el 1° de octubre de 1954, comandado por el Primer Teniente Jorge Connan Doyle; fue remolcado por el trimotor JUNKERS-JU 52/3M (Tía Jú) perteneciente a la FMA pilotado por el Primer Teniente Nelio González. 

 
Fase final de la construcción del ALA DELTA. Setiembre de 1954. 

Se habían previsto cuatro etapas de estudio: 

1. Analizar comportamiento con un modelo escala 1:10 catapultable construido en madera compensada con un peso de 5 Kg; parámetros a medir: trayectoria, estabilidad, perfil alar, centro de gravedad; los lanzamientos se realizaron con tensores elásticos sandows en el Lago San Roque; la trayectoria del modelo se fotografiaba con cámaras de alta velocidad (4000 cuadros por segundo y con películas de alta resolución); se utilizó también un modelo escala 1:5 con un peso de 22 Kg; para el Túnel Supersónico se construyeron modelos metálicos de acero inoxidable escala 1:25.



Horten indica que debido a la falta de materia prima, (hasta faltaba la madera balsa para los modelos a escala del IA-37) debieron lanzar a estos modelos con una catapulta sobre el Lago San Roque. Aquí la verdadera imagen del IA 37 catapultable, que dio lugar a muchos rumores sobre una supuesta versión de un caza naval ala volante a reacción, sin cola y catapultable.

2. Evaluar un planeador Esc.1:1 con puesto de pilotaje posición prono (ventral) para estudiar las aceleraciones G negativas (se sostenía por esos años que en maniobras bruscas el piloto en esa posición absorbía con mayor comodidad los efectos).

3. Construir prototipo metálico con planta de poder ROLLS ROYCE DERWENT V de 1632 Kg de empuje a 14000 r.p.m.; combustible en tres tanques, dos alares y uno ventral interno, con capacidad de 1700 l para 2 h de autonomía; esta versión debía llevar asiento eyectable y tren de aterrizaje ventral de una rueda.

4. Reemplazar las turbinas por dos ROLLS ROYCE AVON R.A. 3 de 2948 Kg de empuje para lograr una velocidad de 1300 Km/h. 

 
Vista frontal con los frenos aerodinámicos desplegados. La cúpula está moldeada en acrílico de 11 mm de espesor. 
 
Por ser el pilotaje en posición prono contaba con un apoya mentón para comodidad del piloto. Jorge Connan Doyle, Piloto de Pruebas, ensaya el dispositivo. 
 
Personal afectado al mantenimiento y puesta a punto del Planeador Esc. 1:1 I.A. 37 ALA DELTA con posición de pilotaje convencional. 
 


 
JUNKERS JU-52 (Tía Jú) empleado para el remolque del Planeador Esc. 1:1 del I.A.37 ALA DELTA. Este trimotor se utilizaba como banco de pruebas volante para los motores I.Ae. R-19 EL INDIO colocados en la proa, mientras que los laterales ubicados en las alas eran motores WRIGT CYCLONE R.1820 E.1. construidos en Córdoba hasta el año 1937. 

Características (estaban previstas para la tercera etapa): perfil del ala simétrico 10% de espesor; alargamiento 2,08; cuerda base 10 m; diedro 0°; incidencia 0°; flecha 63,5°; estructura de duraluminio; elevones estática y aerodinámicamente compensados de duraluminio; superficie elevones 2,4 m²; superficie alar 48 m². Deriva semimonocasco de duraluminio superficie 3,3 m²; timón de dirección 1,1 m²; flecha 72°. Tren de aterrizaje tipo ventral (una rueda) y una en cada extremo de ala; amortiguación oleoneumática; retracción hidráulica; frenos dunlop. Envergadura 10 m; longitud 11,78 m; peso vacío 3300 Kg; peso máximo 4800 Kg; velocidad máxima 800 Km/h a 8000 m; velocidad de aterrizaje 110 Km/h; techo 15000 m; alcance 2000 Km. 

 

En 1954 se construyó un planeador de madera a escala natural que fue presentado en mayo y voló por primera vez el 1º de octubre, remolcado por un Junkers Ju-52, aunque luego se utilizaron DC-3 y el Lincoln LV-ZEI (Lincolian, tipo Aries II). El piloto fue el capitán Conan Doyle e iba en posición prona (acostado). En las siguientes salidas participaron los 1os tenientes Balado, Rossell y González, además del piloto alemán Heinz Scheidhauer. 
Las características de vuelo fueron excelentes, sobre todo en los despegues y aterrizajes que eran muy suaves, empleando poca pista con la nariz levantada, para lo cual se adoptó un tren delantero más alto. En los modelos con motor se previó que el tren se fuera elevando durante la carrera de despegue de 5º a 25º y hacer lo inverso en el aterrizaje, para acortar la carrera. 

 

En 1955 Horten empezó a trabajar en la construcción de un prototipo impulsado por un Derwent V con el cual no se alcanzarían las performances requeridas, de todos modos, serviría para probar los distintos sistemas. El problema radicaba en que no se conseguían turbinas de mayor potencia en el extranjero y resultaba imposible fabricarlas en el país. 

 

Poco después introdujo mejoras: en 1956 se cambió la posición del piloto, que pasó a estar sentado y además, se comenzó a construir el primer prototipo luego de que el planeador hubo volado 50 horas. 
Como el diseño preveía la instalación de un Derwent V o dos Avon, se proyectó un avión que pudiera tener mayor potencia y dejar el IA-37 como entrenador subsónico. 

En 1960, cuando faltaba sólo un año para el vuelo del IA-37, el proyecto fue cancelado por falta de fondos. De esta manera finalizó el anhelo de la Argentina de contar con un caza de reacción de diseño propio, que recién se concretaría con la fabricación del IA-63 Pampa, que voló por primera vez en 1984. 

IA 48 - El avión soñado 

Este modelo, designado IA-48, estaría equipado con dos Rolls Royce Avon R.A.3 de 2 950 kg de empuje, dos Nene 101 de 2 267 kg o dos Bristol Orpheus BOr de 2 200 kg bajo las alas, a su vez, el ala sería delta ojival o gótica y estaba diseñado para alcanzar Mach 2,2. La Armada se mostró interesada en el modelo para emplearlo en el nuevo portaaviones Independencia que había llegado en 1958, por ese motivo sufrió algunos cambios, como la orientación del flujo del escape de los motores. 

 

Nunca pasó de la mesa de dibujo y nunca se supo el por qué no se construyó esta maravilla para la época. Se habla de presiones recibidas acompañadas por la negativa de proveer los motores para una centena de naves de Mach 2,2 que se planeaban construir.- 

Fuente 1
Fuente 2


viernes, 26 de noviembre de 2010

Guerra de Biafra (parte 3): Guerra aérea sobre Nigeria

Guerra aérea sobre Nigeria (2) 

Los biafreños rápidamente comprendieron la importancia del poder aéreo y empezaron a organizar una heterogénea fuerza aérea, así como también a usar aviones de transporte para traer cargamentos de armas al país. Los vuelos regulares del DC-7 de Air TransAfrica desde Sudáfrica ya se iniciaron en el verano de 1966; otros aviones operaron desde Portugal, vía la Guinea portuguesa (hoy Guinea-Bissau) y Camerún. En octubre de 1966, por ejemplo, un DC-4M Argonaut, de Royal Air Burundi, pilotado por un mercenario, Henry Wharton/Heinrich Wartski, aterrizó de emergencia en Garoua, en Camerún, mientras llevaba una carga militar desde Rotterdam. El mismo piloto supuestamente también voló el Super Constellation (5T-TAF) de Transportes Aereos Portugueses (TAP), detenido con una carga de armas en Malta, en septiembre de 1967. Más aviones se involucraría posteriormente, incluyendo veteranos Constellations (algunos llevando falsas matrículas nigerianas como 5N83H, 5N84H, y 5N86H), DC-4, DC-6 y un DC-7 de AirTrans-Africa (VP-WBO/ZP-WBO), volado por Ernest Koenig, el rhodesiano Jack Malloch y el mercenario británico Alistair Wickes. 

El 23 de abril de 1967, un Fokker F.27 (5N-AAV) de Nigerian Airways fue secuestrado mientras volaba de Benin a Lagos, y obligado a aterrizar en Enugu. El avión fue después equipado como bombardero improvisado. Un segundo transporte, un DC-3 (9G-AAD) de Ghana Airways, se agregó el 15 de junio, después de que fuera obligado a aterrizar en Port Harcourt. A principios de julio, también un Douglas B-26R Invader ex-francés (41-39531) estaba operacional en Enugu, después de que fuera llevado a Biafra por Jean Zumbach (también conocido como Johnny Brown oKamikase Braun). Un segundo B-26 (41-34531) lo va a seguir en agosto. En julio también un Riley Dove -con matrícula estadounidense (N477PM)- fue conducido a Port Harcourt desde Suiza, por André Juillard/Girard/Gerard, llevando una carga de 2.000 rifles de fabricación húngara. El avión se usó en misiones de reconocimiento, pero ya el 13 de julio de 1967 se vio obligado a aterrizar en el interior de Argelia y luego fue incorporado al servicio de la fuerza aérea local. 

El ejército federal empezó a movilizarse sólo el 6 de julio, comenzando la guerra varios días después asegurando Ogoja, Nsukka y la terminal petrolera de Bonny. Pero, ya el 10 julio la Fuerza Aérea de Biafra (Biafran Air Force - BAF) empezó a atacar, enviando a su avión a bombardear el campo de aviación de Makurdi dónde varios DC-3 civiles –usados para el transporte de tropas federales- fueron dañados. En los días siguientes, el único B-26R fue empleado para atacar Lagos y Kano, causando en ambos lugares sólo escasos daños: debido a que la NAF todavía no estaba operacional, también había muy poco que bombardear en cualquier lugar. El 26 de julio, el B-26 y el DC-3 secuestrado fueron usados para atacar el destructor Nigeria, que estaba bloqueando Port Harcourt. En cuanto el segundo B-26 llegó a Biafra, el 12 de agosto de 1967, ambos Invaders se usaron para atacar y hundir un ferry en el río Níger. 

Con los biafreños completamente incontestables en el aire, las fuerzas federales se desesperaron para obtener aviones de combate, y después de entablar negociaciones con los soviéticos y Gran Bretaña, el 13 agosto la URSS empezó a transportar los primeros MiG-17 desde Egipto a Kano, enviando simultáneamente un gran cargamento a bordo de un mercante polaco. Sudán también prestó dos Jet Provosts de reacción, pero éstos quedaron pronto inoperantes. La BAF reaccionó con una serie de ataques contra Kano, el 19 y 20 agosto, dañando varios MIG en tierra. Carentes de bombas convencionales, los biafreños las improvisaron, utilizando, por ejemplo, tambores de combustible a los que adosaban una simple mecha. No obstante, los MIG se volvieron operacionales y volaron sus primeras misiones de combate el 30 del mismo mes, atacando los campos de aviación de Onitsha. La NAF logró su primer éxito el 10 de septiembre, cuando los MIG destruyeron uno de los B-26 en tierra, en Enugu. 

La llegada de los MiG no sólo cambió la situación en el aire, sino pronto también se hizo sentir en tierra. En una vasta ofensiva, el 22 de septiembre los biafreños fueron arrojados de Benin City, y en los días siguientes perdieron más territorio: Enugu cayó el 4 de octubre y Ojukwu se vio obligado a trasladar su capital a Umuahia. El 7 de octubre, el F.27 de la BAF estalló sobre Lagos: las fuerzas federales afirmaron haberlo derribado, pero es muy probable que una de las bombas improvisadas que llevaba el avión estallara accidentalmente. 

Durante el invierno siguiente, el mal tiempo y la falta de repuestos en ambos bandos hicieron que las operaciones aéreas se suspendieran casi por completo, pero en mayo de 1968 ambos contendientes regresaron al aire, cuando las tropas federales iniciaron una nueva ofensiva. El 18 de mayo cayó Port Harcourt; la BAF pierde su DC-3, así como el segundo B-26. Por ese tiempo, los biafreños y sus agentes intentaron también adquirir aviones de reacción, comprando dos Fouga Magisters en Austria. Pero, mientras los fuselajes de los 4D-YF y 4D-YL llegaron intactos, sus alas fueron saboteadas mientras estaban en Bissau, dejándolos inutilizados. 

La ofensiva federal continuó, y el 18 de junio de 1968 cayó Awgu, dejando a Biafra con sólo una pista de aterrizaje, un tramo de un camino consolidado cerca de Uli-Ihailia, denominada “Annabelle”. La Cruz Roja construyó otra pista de aterrizaje cerca de Afikpo. Esta pista no sólo sería usada por los C-97G de la Cruz Roja Internacional, sino también por los DC-4 y C-130 empleados por la Cruz Roja francesa y sueca respectivamente, y los aviones alquilados por JointChurchAid y el Consejo Mundial de Iglesias a Balair (dos DC-6A), así como muchos otros aparatos, incluidos los de organizaciones de socorro más pequeñas, principalmente Avro Anson ex-RAF, para transportar comida y suministros médicos (en noviembre de 1968, 20 toneladas de alimentos y suministros en promedio eran llevadas por avión a Biafra todas las noches). El gobierno de Alemania Occidental incluso cedió el tercer prototipo del Transall C.160 a Balair: este avión voló 198 misiones desde Cotonou, en Dahomey, en 1969. Pero, la NAF entretanto estaba operando no sólo con MiG-17: seis bombarderos Il-28, pilotados por egipcios y checos, fueron entregados desde Egipto y estacionados en Calabar y Port Harcourt. Estos aviones se usaron para una campaña de bombardeo indiscriminada que no sólo dañó fuertemente ambas pistas de Biafra, sino también muchos otros objetivos e instalaciones, y mató a más de 2.000 civiles. Con la NAF en posesión de una superioridad aérea completa, los vuelos a Biafra se volvieron sumamente arriesgados de día, y todos tuvieron que ser realizados de noche. 

Pero, los biafreños, no obstante, pudieron reforzarse e incluso reclutar bastantes mercenarios para organizar la 4ª Brigada de Comandos, que iba a convertirse en la unidad principal en la siguiente ofensiva sobre Onitsha, así como para sitiar a la 3ª División de Comandos nigeriana en Oweri. La NAF intentó abastecer a la guarnición sitiada y a la 3ª División desde el aire, pero finalmente ambas localidades fueron capturadas por los biafreños. Esto fue causado, en parte, por el líder de la junta nigeriana, Gen. Gowon que –bajo inmensa presión debido a la imagen muy negativa de Nigeria en la opinión pública internacional, influenciada por una campaña propagandística muy exitosa sobre el sufrimiento de población de Biafra, promovida por Ojukwu- ordenó a la NAF que encontrara la manera de permitir a los aviones de auxilio continuar sus operaciones en Biafra, mientras intentaba evitar que se filtraran los suministros de armas. A la larga, no se encontró nunca una solución apropiada: el flujo de armas a Biafra continuó hasta el amargo final. Esto, a su vez, hizo posible el último drama de esta guerra. 

A fines de 1968 y principios de 1969, el Consejo Mundial de Iglesias enviaba suministros a Biafra a bordo de varios DC-7B de Transair, uno de los cuales era pilotado por el conde sueco Carl Gustav von Rosen. Von Rosen había llevado una vida aventurera, volando para la Fuerza Aérea Finlandesa durante la guerra contra la URSS, en 1939, y en Etiopía en el momento de la invasión italiana. Muy preocupado por la suerte de los biafreños, él volvió a Suecia para intentar formar una nueva BiAF, comprando cinco entrenadores armados MFI-9F Minicon y contratando a varios mercenarios. Los Minicon se enviaron a Francia, donde fueron armados con cohetes no guiados, y luego a Libreville (Gabón), para ser ensamblados y camuflados. Los nuevos “fighters” biafreños se volvieron operacionales en Orlu, el 22 de mayo de 1969. Ese mismo día uno de ellos fue usado para atacar el campo de aviación de Port Harcourt, dónde dos MiG-17 y dos Il-28 fueron reclamados como destruidos o dañados. El día 24, los Minicon también atacaron el campo de aviación de Benin City, afirmando haber dañado un MiG y un Il-28. El 28 de mayo Enugu fue atacada, y en la noche siguiente las instalaciones petrolíferas de Port Harcourt corrieron la misma suerte. Von Rosen regresó entonces a Suecia para adquirir más Minicon, supuestamente para el Aeroclub de Abidján, pero éstos no iban a llegar antes de octubre. Entretanto, Ernest Koenig compró dos C-47 ex alemanes occidentales, y en noviembre de 1969 también cuatro T-6 Texan fueron adquiridos. El 9 de noviembre, los Texan atacaron el campo de aviación de Port Harcourt y reclamaron la destrucción de un DC-4 de Pan African Airways. A su vez, la NAF organizó patrullas aéreas de combate que empezaron a volar sobre el área, y uno de los mercenarios británicos que pilotaba los MiG-17 reclamó el derribo de un T-6. Ese mismo mes también un DC-6 de la Fred Olsen Line se estrelló en Uli, mientras intentaba realizar un aterrizaje nocturno. 

A pesar de los golpes infligidos por los Minicon, las fuerzas federales nigerianas estaban asediando con éxito a Biafra, intentando someter por hambre al país. Los MIG de la NAF volaban incluso de noche, intentando directamente detener los vuelos de suministro. En junio de 1969, un DC-7 de la Cruz Roja se estrelló después de cruzar la costa cerca de Eket, luego de ser atacado por un MiG-17, conducido por un piloto británico contratado. Los biafreños inmediatamente intentaron conseguir cazas nocturnos, adquiriendo dos Meteor NF.14, usados como remolques de blanco por la Enterprise Films, vía Templewood Aviation. Ambos cazas alcanzaron Africa, pero el primero acabó su viaje en Bissau, de dónde no se le permitió continuar; el otro se reportó desaparecido el 10 de noviembre de 1969, frente a las Islas de Cavo Verde, aunque el piloto holandés fue rescatado. 

El 22 de diciembre de 1969, las tropas federales, apoyadas por los MiG-17 e Il-28 sobrevivientes, lanzaron la ofensiva final, cortando en dos el territorio bajo el mando de Ojukwu. Por entonces, la BAF había quedado reducida a tres Minicoin, un T-6 y un Alouette II. Durante un bombardeo de la NAF a Uga, una bomba destruyó dos Minicoin. El día 4 de enero fue abatido Ibi Allwell Brown en el último Minicoin. Entretanto el Alouette II quedó inoperativo. En la primera semana de 1970 la BAF se reducía a un único T-6G operativo. 

El 13 enero de 1970, las restantes fuerzas de Biafra capitularon y Ojukwu escapó de Uli a Abidján, a bordo del Super Constelation 5N-86H. 

domingo, 31 de octubre de 2010

Calendario Aeronáutico 2011 "Fuerza Aérea en Acción"

Calendario Aeronáutico 2011 "Fuerza Aérea en Acción"
Estimadas/os:
Al igual que el año pasado y por cuarto año consecutivo, ya salió a la calle el Calendario Aeronáutico 2011 "Fuerza Aérea en acción" con fotografías de mi autoría. Continuando con la idea surgida a fines de 2007, buscamos presentarles un producto único, de alta calidad tanto en su presentación como por sus fotografías.
El mismo se encuentra impreso en papel ilustración de 200 grs con barniz sobre impresión mate, con un tamaño de 23 x 34 cm (cerrado, 46 x 68 abierto). El costo del Calendario es de $ 30, aunque como siempre se harán descuento por compras en cantidad.
Ideal para usar como Agenda, para anotar eventos y recordatorios. Y por supuesto, magnífico como Regalo Empresarial – Institucional, para este Fin de Año o Fiestas que ya se avecinan.
Para consultas, lugares de venta y pedidos, descuentos por cantidad, etc, por favor escríbanos a "hclaria@yahoo.com.ar". Envíos al interior y al exterior!
Este ha sido un nuevo trabajo que ha requerido mucho esfuerzo por lo que espero les guste! Como siempre, le estaremos muy agradecidos si puede reenviar este mail a sus amigos o contactos apasionados o no de la aviación, y así ayudarnos a difundir nuestro trabajo, que para muchos ya es un verdadero “clásico” para estas épocas del año.

La distribución está llegando paulatinamente a los puntos de venta habituales, a saber:

- El Barón Rojo (ROS) - 3 de Febrero 1528 - Rosario (Santa Fe) - (0341) 4241054 / 156918821 - info@elbaron-rojo.com.ar
- Cheloflor Modelismo (ROS) - Rosario (Santa Fe) - 0341-156113337 - marceloformica@yahoo.com.ar
- Excalibur Hobbies (GAL) - Av. Roca 1012 - Local 5 - Rio Gallegos (Santa Cruz) - (02966) 438-525 - excaliburhobbies@yahoo.com.ar
- Librería Palito (MDQ) - Rivadavia 3266 - Mar del Plata (Buenos Aires) - 0223 476-4001 / 476-4002 - info@libreriapalito.com.ar
- Librería Técnica (DOZ) - Rivadavia 24 - Mendoza (Mendoza) - (0261) 4290471 / 4340307 - ventas@libreriatecnicamza.com. ar
- Lomas Hobby Club (COR) - Dean Funes 370 - Córdoba (Córdoba) - (0351) 411-3875 - lomashobbyclub@yahoo.com.ar
- Paraná Hobbies (PAR) - Av. Alte. Brown 2466 - Paraná (Entre Ríos) - 0343-154510080 - paranahobbies@yahoo.com.ar
- Hobbies Morón - 25 de Mayo 255- Loc. 36 - Morón (Buenos Aires) - 4627-5907
- Librería UTN - París 532 - Haedo (Buenos Aires)
- Monumental del Plata - Av. Scalabrini Ortiz 119 (Cap. Fed.) - 4855-9023 - ventas@monumentaldelplata.com. ar
- Museo Nacional de Aeronáutica - Morón (Buenos Aires) - 4697-6964
- Hobbies Belgrano - Av. Cabildo 2280 - Loc. 91 - Gal. Rio de la Plata (Cap. Fed.) - 4783-6217 - hobbelgrano@fibertel.com.ar
- Hobbies Coleccionables - Sarmiento 860 (Cap. Fed.) - 4322-2477/-4831
- Publicaciones Navales - Florida 971 - Local 28 - Galerías Larreta (Cap. Fed.) - 4311-0042/43 - instituto.publicaciones@ centronaval.org.ar
- Top Gun - Lavalle 742 - Loc 4, 5 y 6 (Cap. Fed.) - 4393-3720 - info@topgun.com.ar
- Boutique Aeroespacio - Paraguay 752 - Cap. Fed. - 4514-4235
- Grupo Argentinidad - Florida 860/Paraguay 640 - Loc 101 (Cap. Fed.) - 4894-0169 - ediciones@argentinidad.com

Y los siguientes Kioscos de Diarios y Revistas de la Capital Federal:
- Kiosco "Alas" (Viamonte y Alem)
- Kioscos Alem 690 (y Viamonte) - 804 (y Av. Córdoba)
- Kiosco Av. Cabildo 792 (y Av. Lacroze)
- Kioscos Av. Callao 10 (y Av. Rivadavia) - 1120 (y Av. Santa Fe)
- Kiosco Av. Cordoba 1801 (y Av. Callao)
- Kiosco Av. Corrientes 1787 (y Av. Callao)
- Kioscos Av. de Mayo 602 (y Perú) - 720 (y Maipú) - 805 (y Esmeralda)
- Kioscos Av. Rivadavia 1523 (y Paraná) - 5194 (y Parral)
- Kioscos Av. Santa Fe 1812 (y Av. Callao) - 3714 (y Av. Scalabrini Ortiz)
- Kioscos Cerrito 378 (y Av. Corrientes) - 510 (y Lavalle)
- Kiosco "Condor" - Parada Maipu 4 - Av. De los Inmigrantes 1950
- Kioscos Diagonal Norte 689 (y Maipú) - 765 (y Esmeralda) - 889 (y Suipacha)
- Kiosco Lavalle 302 (y 25 de Mayo)
- Kiosco M. T. Alvear 636 (Plaza San Martín)
- Kiosco Mitre 711 (y Maipú)
- Kiosco Pasaje Obelisco Norte
- Kioscos Pellegrini 189 (y Perón) - 423 (y Av. Corrientes)
- Kiosco Peru 30 (y Av. de Mayo)
- Kiosco Viamonte 509 (y San Martín)
- Kioscos Aeropuerto Ezeiza
- Kioscos Florida 1 - 102 - 290 - 425 - 499 - 502 - 589 - 697 - 703 - 817 - 895 - 945
- Kioscos Estación Retiro (Línea Mitre - Tigre)
Este ha sido un nuevo trabajo que ha requerido mucho esfuerzo por lo que espero les guste! Como siempre, le estaremos muy agradecidos si puede reenviar este mail a sus amigos o contactos apasionados o no de la aviación, y así ayudarnos a difundir nuestro trabajo.
Muchas gracias!

Horacio J. Clariá
www.avialatina.com.ar

sábado, 30 de octubre de 2010

APC: Vadeo con el M113

Vadeo con VC M113 A-1/A-2 
Por el Suboficial Principal Alfredo Daniel De Paula y el Sargento Ayudante Angel Daniel Alarcón, con la colaboración del Capitán Pablo Gerardo Giordano 


Después de muchos años, y con motivo de las malas experiencias ocasionadas por un exceso de confianza y un poco de desconocimiento, los vehículos de combate (VVCC) M113 del Regimiento de Infantería Mecanizado 24 se hicieron nuevamente al agua para probar su capacidad de vadeo en aguas profundas. Luego de varias experiencias exitosas, el personal de la unidad arribó, en su conjunto, a una conclusión fundamental: el temor y el desconocimiento pueden ser los vicios más peligrosos que puede tener el soldado. 
El presente artículo explica, básicamente, los pasos que deberán llevarse a cabo y su secuencia, para ejecutar un vadeo de aguas profundas con el vehículo de dotación. Se describe, también, un sencillo ejemplo de su aplicación en el campo táctico, el cual, bajo ningún punto de vista intenta convertirse en modelo exhaustivo de procedimiento de combate, sino, por el contrario, pretende alentar el trabajar creativo de todos los comandos tácticos y técnicos inferiores (conductores de VC, jefes de grupo y jefes de sección), para aceptar el desafío de recuperar una capacidad perdida. 


Actividades preparatorias a ejecutar en guarnición 

Limpieza de los tapones de drenajes 

Aplicar una delgada capa de grasa de litio o vaselina sólida en la rosca, para lograr una adecuada lubricación e impermeabilización. A continuación, colocar los mismos, ajustándolos correctamente en la batea del vehículo. 

Colocación de las tapas de inspección 

Colocar las tapas medianas (tres) y grandes (dos), teniendo en cuenta que las juntas estén sanas y que los tornillos tengan sus respectivas arandelas para asegurar su torque. Al igual que en el paso anterior, se aplicará una capa de grasa o vaselina en las juntas, y se procederá a ajustarlas correctamente. 

 
Controles en el lavadero 

Sacar los pisos, e inspeccionar que la rejilla que protege la entrada de la bomba de achique trasera esté limpia. Luego, verificar la limpieza de la bomba de achique delantera que se encuentra ubicada en el compartimiento del motor, teniendo en cuenta que, además de inspeccionarla en forma ocular, se deberá desconectar el cable de entrada a la bomba, e introducir un alambre en el interior de la misma para asegurar la libre circulación del agua. 
Una vez ejecutadas estas actividades, y con el VC estacionado en un piso llano, llenar la batea con agua hasta cubrir las bombas de achique. Luego, poner en funcionamiento las mismas y comprobar que el agua fluya hacia el exterior. 
Esta actividad permitirá comprobar el estado de las tapas de inspección, tapones de drenaje y, principalmente, el funcionamiento de las bombas de achique. En caso de detectarse alguna filtración, se procederá a subsanarla. Téngase en cuenta, que la capacidad de extracción de la bomba de achique es de 150 l/min. Las juntas de las tapas de inspección podrán ser reemplazadas, en caso de estar deterioradas, por unas de fabricación casera, confeccionadas con cámaras de automóvil. 
Así, también podrán reemplazarse los tapones de drenaje, en caso de que estuvieran deteriorados o faltasen, por tapones de caño galvanizado de 1” existentes en el comercio local. 

 

Mantenimiento de burletes 

Lubricar los burletes de la puerta de acceso, burletes de rampa y burletes de tapa del compartimiento del motor, con una delgada capa de vaselina, teniendo en cuenta que no debe existir ningún elemento extraño, como pueden serlo pequeñas piedras, tornillos, etc, que impidan el correcto sellado del burlete. Inspeccionar las gomas encauzadoras, las cuales deberán estar sanas, flexibles y colocadas con sus respectivas guías y tornillos ajustados correctamente al casco del VC. 
Si se observara que el estado de los burletes no es el adecuado (si están resecos, con restos de pintura, falta de flexibilidad, etc.) se procederá a preparar una mezcla constituida, básicamente, por algún tipo de solvente (nafta, aguarrás) y vaselina. Teniendo en cuenta que la proporción estará relacionada con el deterioro del burlete, la proporción de vaselina será mayor que la de solvente, si éste estuviera reseco. En cambio, si el burlete presenta falta de elasticidad por tener restos de pintura, la proporción de solvente será mayor. El tiempo requerido para la recuperación del material estará relacionado directamente, con el estado de mantenimiento en que se encuentre el mismo. Cuanto mayor sea el deterioro, mayor tiempo de reparación se necesitará. 


 

Marcación de borda libre 

Las marcas de borda libre tienen por finalidad marcar claramente la línea de máxima tolerancia de hundimiento del vehículo durante la navegación. Si al entrar en el agua dichas marcas desaparecieran, deberá abandonarse inmediatamente la tarea, ya que de continuarse con la misma se pondría en riesgo tanto la vida del personal como la existencia misma del material. Además, debe tenerse en cuenta que la diferencia de borda libre de lado a lado del VC, no deberá exceder los 5 cm, ya que en caso de oleaje o turbulencia, un valor mayor podrá ocasionar la entrada de agua por un lateral de la compuerta de carga o compartimiento del conductor. 
• Parte delantera: medir 20 cm desde el techo del vehículo a ambos lados y colocar cinta adhesiva, o pintar unos 20 cm aproximadamente, de manera que, sin afectar sensiblemente el enmascaramiento, puedan ser vistas sin dificultad. 
• Parte trasera: medir 30 cm desde el techo del VC, y marcar de la misma manera que en la parte delantera. 

  


Actividades preparatorias a ejecutar en campaña 

• Inspeccionar en forma ocular, si las tapas y tapones de drenaje se encuentran colocados en sus respectivos lugares. 
• Verificar el funcionamiento de las bombas de achique en seco, encenderlas y colocar la mano en los orificios de salida que tiene el VC para la descarga del agua. Se deberá sentir la presión del aire que sale expulsada por las bombas. La salida de la bomba delantera se encuentra ubicada en la parte delantera izquierda, cerca de la escotilla del conductor y la salida trasera está ubicada en la parte superior derecha. 
• Trabar la tapa del motor desde el interior del VC. La puerta de acceso deberá estar cerrada y trabada con el seguro de la puerta, como así también la tapa de combustible. Los periscopios M17 estarán colocados. 
• Colocar la tabla rompe olas desplegada, y por una orilla previamente seleccionada, ingresar al agua con el VC de punta, hasta ver la parte inferior de la tapa del motor bajo el agua. Sacar la tapa lateral del motor para verificar que no se filtró agua a través de los tapones de drenaje o tapas de inspección. Salir del agua e ingresar con el VC de cola hasta que la misma alcance un nivel aceptable, que permita verificar que el agua no se filtra en el interior del VC, a través de los burletes y del gancho pinzote. 
• De no observarse filtraciones, salir del curso de agua y buscar un lugar donde detener el VC en una posición tal, que quede inclinado hacia delante, de modo que de haber ingresado agua al interior a través de los tapones o tapas de inspección, la misma se acumule en el recinto del motor, y al encender las bombas de achique expulsen el agua hacia el exterior. 
De observarse alguna filtración de agua por la rampa, puerta, gancho pinzote, tapones y tapas de inspección, debe solucionarse la novedad ajustando las tapas, los tapones y aplicando, de ser necesario, una nueva capa de vaselina. Repetir la actividad hasta solucionar definitivamente el desperfecto. Téngase en cuenta que el VC no siempre es totalmente estanco, y que será normal que las bombas expulsen una pequeña cantidad de agua luego de la inmersión. Como norma, no debe ejecutarse la actividad de vadeo, bajo ningún punto de vista, en caso de que las bombas expulsen agua en forma continua, por más de 30 segundos. 

 

Ejecución del vadeo 

Actividades previas 

Antes de ejecutar cualquier actividad preparatoria para el vadeo de aguas profundas, es necesario corroborar que la velocidad del curso de agua no supere la capacidad de navegación del VC. Para ello, la velocidad de la corriente no debe ser superior a 1,14 m/s y las olas no deben superar los 15 cm. 
• Calcular la velocidad de corriente. 
Posicione dos personas u objetos a 30 m de distancia, en cercanías de la costa. Arroje un objeto flotante en el punto A y tome el tiempo que demora en recorrer la distancia hasta el punto B. Si el tiempo es menor a 35 segundos, la corriente es muy rápida. Por lo tanto, no intente navegar en la misma. Lleve a cabo este procedimiento, tanto cerca de la costa como en el canal medio del curso de agua. 

 

• Calcular el desvío del VC producido por la velocidad de corriente. 
Para calcular el desvío aproximado en segunda orilla producido por la corriente, debe dividirse la velocidad de corriente por la velocidad de navegación del VC (5,7 km/h = 1,58 m/s), y multiplicarlo luego por el ancho del curso de agua en metros. Este resultado permitirá apreciar si el lugar aproximado de salida es, a simple vista, adecuado, o si en función de dicha apreciación, deberá seleccionarse otro lugar de ingreso para evitar las restricciones que presenta en ese sitio la segunda orilla, en función del desvío calculado. 

 

• Reconocimiento de 1ra orilla y medición de pendiente. 
Reconocer, inicialmente, un lugar de ingreso con suelo firme y sin obstáculos importantes (escombros, piedras, zanjas). Ingresar con el vehículo en el lugar seleccionado, y una vez inclinado trabar los mandos y colgar una plomada u objeto pesado en la esquina superior trasera del VC. Si la caída supera el centro de la rueda tensora, la pendiente será mayor al 30% por lo cual no se podrá ingresar en dicho lugar. Repita la operación hasta conseguir que la plomada caiga detrás o, como máximo, sobre el centro de la rueda tensora. 

 
 

• Estibaje y preparación de la carga. 
Inspeccionar el estibaje de la carga, teniendo en cuenta que el peso deberá estar equilibrado, ya que el VC no dispone de quilla. Las mochilas deben estar correctamente colocadas y amarradas con los vientos largos al techo del VC. El resto del material, armamento, dotación de munición y otros, estarán colocados de acuerdo con el PON de orden interno del VC. Tener en cuenta que el centro de gravedad del VC se encuentra a la altura del pie de artillero -columna que sujeta el asiento del J Gpo y Ap 12,7 mm-. 

 
 

• Encender las bombas de achique. 
Probarlas con el sistema en seco. 

 

• Embarcar al personal. 
Embarcar el grupo en orden de combate, con todas las escotillas abiertas, y sin hacer colocar el cinturón de seguridad a ningún integrante de la tripulación. 

Actividades durante la ejecución 

• Desplegar la tabla rompeolas. 
• Colocar la palanca selectora de cambios, en posición 1. 

 

• Ingresar por el lugar seleccionado al curso de agua, a velocidad de paso de hombre y en forma frontal. De esta forma, evitará que, de haber algún obstáculo o irregularidad bajo el agua, provoque una inclinación peligrosa. 

 

• Colocar la palanca selectora de cambios en 1-2, una vez que el vehículo empiece a flotar. Tener en cuenta que el vehículo estará sensiblemente más hundido por adelante, debido al peso del motor. 

 

• Acelerar, en forma gradual, hasta llegar a las 2.000 RPM. El vehículo avanzará entonces a una velocidad aproximada de 5,7 km/h. 
Evite las aceleraciones y detenciones bruscas; éstas pueden hacer cabecear en forma peligrosa al VC, originando como consecuencia inmediata, la entrada de agua dentro del compartimiento de carga, y en última instancia, el hundimiento del mismo. Conductor: recuerde que el VC no tiene quilla y que en el mismo acarrea un peso a flote aproximado de 1.500 Kg. 
• Girar lentamente para maniobrar o esquivar obstáculos. 
• De ser necesario frenar, quitar el pie del acelerador, trabar los mandos y colocar la palanca selectora de cambios en reversa, acelerando gradualmente hasta detener el VC. 
• Reorganizar la carga y redistribuir el personal, en caso de que la diferencia del nivel del agua indicado por las marcas de borda libre sea superior a 5 cm. 
• Salir del agua colocando la palanca selectora de cambios nuevamente en la posición de 1, una vez que el VC se asiente en el fondo del curso de agua y salir en forma similar a como se ingresó. 

 

Actividades posteriores 

• Plegar la tabla rompeolas. 
• Apagar las bombas de achique, una vez que dejen de bombear agua. 
De ser posible, volver a colocar el VC en una pendiente, con su frente inclinado hacia delante, para acumular el resto de agua en el recinto del motor y evacuar la misma con las bombas de achique. 
• Sacar los tapones de drenaje para drenar el resto del agua de la batea, y volver a colocar una vez finalizada la actividad. 
• Ejecutar el mantenimiento prescripto en los reglamentos y guías de lubricación. 

 

Revista del Suboficial N° 660