viernes, 20 de abril de 2018

ARV: El impresionante Mamut polaco

Vehículo de recuperación KWZT-1 Mamut


El Mamut polaco es uno de los vehículos de recuperación más capaces en su clase


Ingresado en servicio  ?
Tripulación 2 - 4 hombres

Dimensiones y peso

Peso 35 t
Longitud 11.29 m
Ancho 2.55 m
Altura 3.79 m

Rendimiento

Capacidad de elevación 13.5 t
Capacidad del cabrestante 2 x 28 t
Carga remolcada 44 t
Capacidad de trabajo de la tierra?
Armamento
Ametralladoras 1 x 7,62 mm (opcional)

Movilidad

Motor Deutz TCV 2015 V08 diesel
Potencia del motor 585 CV
Velocidad máxima de la carretera 90 km / h
Alcance 780 km

Maniobrabilidad

Gradiente 60%
Pendiente lateral 30%
Paso vertical 0,6 m
Fosa 2.1 m
Vadeo 1.2 m



   El KWZT-1 Mamut (mamut) es un vehículo polaco de recuperación de ruedas pesadas. El desarrollo fue financiado por el Ministerio de Defensa polaco. Primero fue revelado públicamente en 2010. En 2011 fue probado y evaluado por las fuerzas armadas polacas. Sin embargo, parece que a partir de 2015 no hubo pedidos de producción para esta máquina.



   El Mamut está construido sobre el chasis del camión militar checo Tatra T815-7 8x8. Este vehículo fue especialmente diseñado para operar en climas y terrenos extremos. Está destinado a recuperar vehículos militares con ruedas. Es uno de los vehículos de recuperación más capaces en su clase. El Mamut puede manejar prácticamente cualquier vehículo militar con ruedas. También puede recuperar los transportes de personal blindados Rosomak polacos. La tripulación del Mamut también brinda servicio de mantenimiento y realiza reparaciones simples en el campo.



   Esta máquina militar está equipada con dos cabrestantes de 28 t de capacidad. Uno de los cabrestantes se utiliza para trabajar en la parte trasera para recuperar vehículos atascados, dañados o volcados. Winch en la parte delantera se puede utilizar para la auto recuperación. Cada cabrestante tiene 100 m de cable.

   El Mamut tiene una grúa hidráulica a control remoto. Está destinado a levantar vehículos dañados o sus componentes, como motores o torretas. También se puede usar para varias operaciones de manejo de carga. La grúa puede operarse de forma remota desde una distancia de hasta 60 m. Puede levantar 12 000 kg a 3,5 m. En el radio máximo puede levantar 5 200 kg.

   El Mamut tiene un dispositivo de remolque masivo. Puede levantar el eje delantero o trasero del vehículo dañado para remolcar suspendido. Puede levantar pesos de hasta 13 500 kg. Es suficiente para manejar prácticamente cualquier vehículo militar con ruedas.



   También hay barras de remolque. El Mamut puede remolcar vehículos con ruedas con un peso máximo de 44 t.

   Además, el Mamut puede usar un remolque altamente móvil para transportar vehículos completamente inmóviles.

   El KWZT-1 tiene equipos de soldadura a bordo y puede llevar repuestos. También puede bombear combustible fuera de los vehículos dañados y bombearlo en vehículos operables.



   Este vehículo de recuperación tiene una cuchilla montada en el frente. Se puede usar como anclaje de tierra para operaciones de cabrestante. También se puede usar para diversas tareas de movimiento de tierras. Puede cavar zanjas, zanjas de ocultación o eliminar obstáculos.

   Este vehículo de recuperación tiene una cabina blindada, que acomoda el conductor y 3 pasajeros. Brinda protección a la tripulación contra fuego de armas pequeñas y astillas de artillería. Los tanques de combustible del vehículo tienen el mismo nivel de protección. Hay una compuerta de techo que se puede usar para montar una ametralladora de 7,62 mm o 12,7 mm.



   El Mamut está propulsado por un motor diesel Trubocharged Deutz TCV 2015 V08, que desarrolla 585 hp. Se originó a partir de la línea de motores militares. Está acoplado a una caja de cambios automática. El Mamut tiene una configuración de 8x8.

   El vehículo tiene una suspensión independiente única de Tatra con medio eje oscilante. Cada rueda se mueve hacia arriba y hacia abajo de forma independiente, lo que permite una movilidad excepcional a campo traviesa y velocidades más altas en carreteras accidentadas. Este chasis único ha sido desarrollado y mejorado constantemente por Tatra.

   El vehículo tiene un sistema central de inflado de neumáticos. Las llantas están equipadas con insertos de run-flat.



Military-Today

Fuerzas Aéreas: Las garras del Tigre brasileño



Las garras afiladas del F-5EM 
Por Alexandre Galante 



Algunas armas que los F-5EM de la FAB pueden utilizar. Arriba la bomba guiada por láser Lizzard, el misil SRAAM Python 3 y el MAA-1 Piranha y abajo el misil BVRAAM Derby. Las fotos fueron tomadas por Alejandro Galante en 19/12/07 en el Base Aérea Santa Catarina. Otras fotos añadidas por el administrador.



Poder Aéreo


Darter y Python IV en las alas de este guerrero


Armado con el MAA-1 Piranha

jueves, 19 de abril de 2018

Fuerzas Especiales: 9 grupos descollantes del Mundo

Las 9 fuerzas especiales más mortíferas en el mundo
Business Insider




Unidades Sayeret Matkal de las FDI

Las fuerzas especiales de élite son algunas de las unidades mejor entrenadas y más formidables que un país puede presumir.

Ellos van donde otros soldados temen pisar, al alcance a las amenazas potenciales, poniendo fuera de combate objetivos estratégicos, y realizando misiones de rescate atrevidos.

Estos realmente son lo mejor de lo mejor.

Aunque es extremadamente difícil de clasificar estas fuerzas respecto a la otra, hay algunas unidades que se elevan por encima del resto en su trayectoria y el miedo que infunden en sus adversarios. Estos soldados han sido a través de ejercicios de entrenamiento rigurosos diseñados para eliminar a los que no pueden golpear a sus estándares exigentes.

En un mundo donde la importancia de la magnitud de las fuerzas militares de un país ya no es una guía para su eficacia, estos soldados son los estados buscan a fin de hacer el trabajo.


9. El Grupo de Servicios Especiales, SSG, en Pakistán es más conocido en el país como "Cigüeñas Negras" a causa de sombrerería única los comandos. La formación incluye los informes, una marcha de 36 millas en 12 horas y una carrera de cinco millas en 50 minutos en plena marcha.



En octubre de 2009, comandos SSG irrumpieron en un edificio de oficinas y rescataron a 39 personas secuestradas por presuntos militantes talibanes después de un ataque a la sede del ejército.





8. La Unidad de Operaciones Especiales de España, o la Fuerza Especial de Guerra Naval, ya que se ha convertido desde el año 2009, ha sido durante mucho tiempo uno de los mejores respetados fuerzas especiales de Europa. Originalmente establecida como el voluntario Unidad de la Compañía de Escalada Anfibia en 1952, se ha seguido desde el ejemplo del SAS para convertirse en una fuerza de combate de élite.



La obtención de la boina verde UOE, sin embargo, es una gran pregunta con la tasa de fracaso de los candidatos con un promedio de entre 70% y 80%. No es raro que el 100% de los aspirantes a nuevos reclutas a ser rechazados.






7. El Alfa Group ruso es una de las unidades de fuerzas especiales más conocidos en el mundo. Esta unidad antiterrorista de élite fue creado por la KGB en 1974 y permanece bajo su contraparte de hoy en día, el FSB.



Fuerzas especiales rusas, y el Grupo Alfa, en particular, fueron objeto de críticas durante la crisis de 2002 Moscú como rehenes en la que murieron 129 rehenes de los efectos del gas utilizado para noquear a los militantes que se habían apoderado de un teatro.





6. De todas las fuerzas antiterroristas en el mundo, pocos pueden competir con el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN) de Francia. El grupo es de 200 hombres y entrenado específicamente para responder a situaciones de rehenes. Ellos afirman haber liberado a más de 600 personas desde que se formaron en el año 1973. Es contra la ley francesa de publicar fotos de sus rostros.



Uno de los episodios más extraordinarios de la historia de la GIGN fue la incautación de la Gran Mezquita de La Meca en 1979. Debido a la prohibición de los no musulmanes entrar en la ciudad santa, un equipo de tres comandos GIGN convertidos brevemente al Islam antes de ayudar a la armada Arabia fuerzas para planear la reconquista de la mezquita.





5. Sayeret Matkal de Israel es otra de las unidades de élite del mundo. Su objetivo principal es la recolección de inteligencia, y que a menudo opera tras las líneas enemigas. Durante el campamento de selección (Gibbush), los aspirantes a reclutas soportar ejercicios de entrenamiento del hardcore mientras es monitoreado constantemente por médicos y psicólogos. Sólo los más fuertes entrar.



En 2003, taxista israelí Eliyahu Gurel fue secuestrado después de transportar a cuatro palestinos a Jerusalén en su taxi. Pero la unidad Sayeret Matkal encuentra y lo rescató de un pozo de 10 metros de profundidad en una fábrica abandonada en las afueras de Ramallah.





4. El Servicio Especial de Botes (SBS) británico es pionero en operaciones especiales anfibias. El proceso de selección consiste en una prueba de resistencia agotadora, la formación de la selva en las selvas tropicales de Belice, y el entrenamiento de supervivencia de combate, lo que implica un intenso interrogatorio de los candidatos. Y se obtiene sólo dos intentos de aprobar.






3. Para unir los SEALS de la Marina estadounidense que tiene que ser capaz de hacer un mínimo de 42 flexiones de brazos en dos minutos, 50 abdominales en dos minutos, y correr 1.5 millas en 11 minutos. Y eso es antes de que comience la formación.



2. La Fuerza Delta del Ejército de los Estados Unidos es aún más elitista que los SEALS. La unidad antiterrorista, que se formó a mediados de la década de 1970, es altamente secreta y resistente a los reclutas. El ex operador de Delta Paul Howe dijo que sólo 12 o 14 reclutas calificaron de 240 hombres que fueron probados.



1. El Servicio Aéreo Especial británico (SAS o como se les conoce comúnmente) son los homólogos de infantería a la SBS, que se remonta a 1941. La unidad es a menudo considerado como la unidad de las fuerzas especiales "originales" y ha inspirado a otras unidades similares alrededor el mundo. Su insignia lleva la famosa frase "Quién se atreve triunfa". Preguntado sobre la importancia del papel de la SAS en el combate que siguió a la guerra de Irak, el general estadounidense Stanley McChrystal respondió: "Esencial No podría haberlo hecho sin ellos.".



BONUS: Los infantes de marina de Estados Unidos son el hardcore en su propio derecho. A continuación, un infante de marina bebe la sangre de una cobra durante un ejercicio de supervivencia en la selva con la Armada tailandesa como parte de la "2014 Gold Cobra" ejercicio militar conjunto.

miércoles, 18 de abril de 2018

SGM: La red Gehlen (Parte 3)

La Red Gehlen 

(Última Parte) 


Son utilizados todos los medios, inclusive el chantaje. En este juego, Gehlen se muestra un enemigo temible. Sin embargo, le serán necesarios toda su perspicacia, su seguridad, su tenacidad, su maquiavelismo, para afrontar y convencer al Estado Mayor norteamericano. 
«A lo largo de este período –cuenta Gehlen en sus Memorias-, informé a mis colaboradores, hasta entonces ignorantes de mis intenciones, del proyecto que había concebido, es decir, volver a crear un servicio de información concerniente a los países del Este, en territorio alemán, con el apoyo de los norteamericanos. Jamás he olvidado el escepticismo y la estupefacción con que reaccionaron algunos de ellos. Solamente su buena educación y su confianza en mí, les impidieron decirme claramente que pensaban que mis sueños eran insensatos. Cuando, al final de 1945, llegamos a discutir con nuestros anfitriones norteamericanos estas mismas proposiciones, las mismas no fueron consideradas descabelladas. Simplemente, se nos aclaró que sería preciso esperar un apaciguamiento de la intensa hostilidad de la opinión pública hacia Alemania y también una mayor escisión entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Una acción prematura, se nos dijo, podría engendrar las más molestas consecuencias en el dominio de la política interior y exterior de Norteamérica». 
Al final de ásperas y laboriosas discusiones tiene lugar un acuerdo. El proyecto que presenta Gehlen a las autoridades norteamericanas es aprobado. Se apoya en cuatro puntos fundamentales: 

  1. La nueva organización Gehlen será independiente de los servicios de información norteamericanos. Constituirá un aparato autónomo bajo la dirección exclusiva del antiguo jefe del F.H.O. Todo el personal, y especialmente los directivos, serán alemanes. 
  2. Ninguna acción será, directa o indirectamente, contraria a los «intereses alemanes», intereses de los que sólo Gehlen será el juez. 
  3. El día en que Alemania recobre su soberanía y tenga un gobierno independiente, la organización será inmediatamente puesta al servicio del nuevo Estado. 
  4. La organización será utilizada por los norteamericanos únicamente en acciones antisoviéticas, para proporcionar informaciones sobre la U.R.S.S. y los países satélites del bloque comunista. 
Estas exigencias pueden parecer exorbitantes por parte del jefe del antiguo F.H.O.; por parte, en última instancia, de un prisionero de guerra. Sin embargo, los norteamericanos aceptan las condiciones del general Gehlen. Se comprometen a proporcionarle los medios financieros y materiales necesarios para su empresa. La organización Gehlen va a ser pronto puesta a punto. Bajo la protección de los Estados Unidos, va a desencadenarse la más amplia operación de recuperación de S.S. y de miembros de la Gestapo, de los antiguos de la Abwehr y del R.S.H.A. 
«Puede constatarse –me ha aclarado Erich Sauber- que la Red Gehlen fue una de las mejores de la posguerra. Algunos S.S., y entre los más comprometidos, se contentaron con desaparecer durante algún tiempo, para luego reaparecer... ¡en el interior de los servicios de Gehlen!» 
El 9 de Julio de 1946, Gehlen y sus oficiales vuelven a su patria. En Nüremberg termina el proceso de los criminales de guerra nazis. Los norteamericanos asignan el campo de Oberursel, que servía a la Luftwaffe durante la guerra, como lugar de residencia de la futura organización de Gehlen. 

Oberursel 
 
 
El general Edwin Luther Sibert lo utiliza como centro de interrogatorios de los prisioneros de guerra. Rodean el campo altas verjas de alambradas. ¡Qué maravilloso camuflaje! Un centro de reclutamiento de antiguos miembros de la Gestapo y de oficiales de la Abwehr instalado en un campo de prisioneros, y ¡con buena custodia norteamericana! La primera tarea de Gehlen consiste en recuperar a sus colaboradores dispersos por los campos de Mannheim, Wiesbaden y otros lugares. Todos estos hombres han adquirido, durante la guerra, una sólida experiencia sobre asuntos soviéticos. Entre los primeros que llegan está su antiguo adjunto, Gerhard Wessel, que acude en su ayuda. Pero Gehlen tiene todavía un obstáculo por superar: desembarazarse de Baun, que está a punto de poner en marcha una organización competidora. Esta disidencia inquieta aún más a Gehlen por el hecho de que hay numerosos S.S. que se están enrolando en la organización Baun, para escapar de las persecuciones de los aliados. Por otra parte, Baun, el jefe del grupo Walli, dispone de un rasgo importante: continúa estando en contacto permanente por radio con los «ejércitos antisoviéticos», que se baten detrás de lo que Churchill llamó en seguida el «telón de acero» (conocido también como «cortina de hierro»). En Ucrania, y sobretodo en los países bálticos, los hombres de Baun continúan al lado de los guerrilleros nacionalistas y utilizan sus radioemisoras. Pero los informes que se transmiten presentan poco interés desde el punto de vista de la inteligencia, aparte de la satisfacción de saber que los comunistas están en dificultades. Gehlen hace sopesar a Sibert la pobreza de las informaciones proporcionadas por Baun. Los norteamericanos empiezan a impacientarse y Baun tiene que reconocer que no puede hacerlo mejor. El astuto Gehlen aprovecha entonces la situación para anunciar a Washington que tiene la posibilidad de enviar agentes secretos a territorio soviético y de infiltrar otros en el sector ruso de Berlín-Este. Lentamente, pero con seguridad, Gehlen consigue anular a Baun y recuperar para sí la pequeña red que él ha constituido. El número de veteranos del F.H.O. es, sin embargo, insuficiente a los ojos de Gehlen para formar la organización que proyecta. En medio del caos que reina en Alemania, encontrar, enrolar e instruir a especialistas del espionaje no es una tarea fácil. Por supuesto, en los campos de prisioneros abundan antiguos miembros de la Abwehr, del R.S.H.A., del SD (Sicherheitsdienst – Policía del Estado) y de la Gestapo, que continúan siendo interrogados y que son frecuentemente acusados de crímenes de guerra. Cientos de «candidatos en potencia» se pudren en los campos de Moosburg y de Landshut, en Baviera. Gehlen consigue obtener la lista de estos «interesantes» prisioneros. Cuando se lo comunica al general Sibert, este se queda desconcertado. ¿Cómo convencer a los oficiales de información, venidos expresamente de Estados Unidos para interrogar a estos prisioneros, para que abandonen sus misiones? Además hay otra dificultad. Gehlen ha firmado un acuerdo con los norteamericanos, según el cual no emplearía ni S.S. ni miembros de la Gestapo. En realidad, en los meses siguientes, con nombres y papeles falsos, serán muchos los que se incorporen a la red Gehlen. Para hacer funcionar a su nueva organización, éste necesita buenos especialistas. ¡Ni hablar, piensa Gehlen, de prescindir de tales «profesionales»! En un principio, para dar prueba de buena voluntad y de honestidad, Gehlen enrola a hombres procedentes de la Abwehr. He aquí algunas de sus adquisiciones: está primero el coronel Rohleder. Tiene detrás de él más de veinte años de carrera cuando se convierte en jefe del servicio de contraespionaje III-F de la Abwehr. Sospechoso de colaboración en el atentado contra Hitler, Rohleder es detenido por la Gestapo en 1944. Gehlen hace de este acontecimiento un argumento de peso para empujar a los norteamericanos a liberarlo. En cuanto a su homólogo en los Países Bajos, el teniente coronel Hermann Giskes, obtiene su reputación por el éxito de la «Operación Nordpol» que pone en práctica. «Después de haber interceptado y “devuelto” un comunicado enviado a Holanda por los ingleses, sin que nadie se percatara –cuenta Gilles Perrault-, el coronel Giskes desorientó a Londres de tal manera que una decena de agentes holandeses y una cantidad apreciable de pertrechos, que habían sido lanzados en paracaídas, fueron recibidos y atrapados por los alemanes en lugar de los miembros de la resistencia que esperaban encontrar». Giskes, como Rohleder, se enrola en la organización Gehlen. Jefe primero de la sección de Brême, es encargado en 1959 de la «subversión» en los países situados detrás de la cortina de hierro. 
Desde los más conocidos hasta los más oscuros, desde el simple suboficial al general, son numerosos los oficiales de la ex organización Canaris que van a alimentar la red Gehlen. Por ejemplo, el jefe de batallón Kramer, que se ha formado en la famosa «Legión Cóndor» enviada por Hitler para apoyar a Franco durante la guerra civil en España. Kramer era amigo personal de uno de los jefes del O.K.W., el general Alfred Jodl, y del jefe del Frente del Trabajo del IIIer Reich, Robert Ley. Gehlen, que sabe emplear las capacidades de sus hombres, va a nombrarle responsable del sector español. Entre las personalidades que figuran en el fichero de Gehlen está un hombre rígido, de estilo prusiano y moral rigurosa: el coronel Oscar Reile, considerado como el más eminente especialista en Francia. 

Oscar Reile 
 

Su mayor éxito fue el desmantelamiento de la red interaliada, que supuso la detención de setenta miembros de la Resistencia. La organización de esta red se apoyaba en dos personas: el capitán polaco Roman Czerniawski y una joven mujer, Mathilde Carré, apodada «La Chatte». Los prisioneros fueron encarcelados en Fresnes, con vistas a ser enviados ante un tribunal de guerra, pero el coronel Reile tuvo la idea de que ambos podían ser «devueltos» y, tras intentarlo, logró reclutar para la Abwehr a ambos jefes de la Resistencia. 
Los hombres que busca Gehlen para enriquecer su nueva organización deben ser ante todo técnicos calificados. Así descubre especialistas como operadores de radio, fotógrafos, expertos en criptografía, traductores, geógrafos, economistas. ¡Mejor si han pertenecido a la Abwehr o al S.D.: su formación está asegurada! Tal es el caso de Gottherd Gebauer, silesiano de origen, como Gehlen, que hizo toda la guerra como oficial de la Abwehr en Polonia. Es destinado, pues, a la sección «polaca» de la organización, donde sus colegas le dan el nombre de «Marzipan-Schweinchen» (cerdito de mazapán). El coronel Otto Wagner, alias «Doctor Delius», se encuentra también entre los eminentes especialistas descubiertos por Gehlen. Amigo íntimo del almirante Canaris, el Doctor Delius ocupó, a partir de 1941, las funciones de jefe de la Abwehr en Bulgaria. Desde su despacho en Sofía tejió una red de espionaje que cubrió todo el país e incluso el norte de Grecia. Un personaje pintoresco se añade a los miembros de esta sección: el ex coronel Nikolai Kostov, antiguo jefe de los servicios secretos bajo el rey Simeón. Otro especialista de esta región es recuperado por Gehlen después de la guerra: el comandante Josef Selmayr. Antiguo residente de la Abwehr en Eslovaquia, trabajó con el F.H.O., donde dirigía el sector de los Balcanes. Gehlen le confió, después de la guerra, la responsabilidad del espionaje en Checoslovaquia y en Yugoslavia. Tiempo después se convirtió en jefe de contraespionaje militar en la Alemania federal. En materia de infiltración, la red Gehlen ha recibido después de la guerra a otros dos hombres particularmente destacables, el capitán Karl Edmund Gartenfeld, alias «Erhard» o «Schoffer» y Wilhelm Ahlrichs. Estos dos antiguos oficiales de la Abwehr están especializados en hacer pasar a sus espías, en plena guerra, a través de las fronteras rusa, inglesa y norteamericana. Desde su organización, todavía en formación, Gehlen juzga que el objetivo más urgente es enviar numerosos agentes a los países ocupados por las tropas soviéticas. El momento es especialmente oportuno: en toda la Europa Central los servicios gubernamentales y administrativos están desorganizados. El hallazgo de Gartengeld y Ahlrichs es un verdadero suceso. Gartenfeld comandaba, durante los dos primeros años de la guerra, una escuadrilla de la Luftwaffe que ejecutó en Inglaterra 17 misiones de espionaje y sabotaje. En el curso de estas peligrosas misiones, él piloteaba personalmente su avión con enormes riesgos. En 1942 su escuadrilla fue enviada al frente del Este para efectuar diversos espionajes en las líneas soviéticas. Gehlen está orgulloso de haberlo recuperado. Sabe de su valor porque ha tenido que recurrir a él para lanzar pertrechos en paracaídas a sus agentes del F.H.O. sobre suelo ruso. Ahlrichs tiene también una brillante hoja de servicios. Ha realizado con éxito peligrosas operaciones de sabotaje en la costa este de los Estados Unidos. Pero Ahlrichs es famoso sobre todo por haber conseguido infiltrar en Norteamérica numerosos agentes nazis. El fue el organizador más destacado de la «Operación Pastorius», en el curso de la cual dos equipos de agentes, llegados en submarinos, desembarcaron en las costas de Florida. 
Dentro de la red Gehlen, los oficiales alemanes que habían pertenecido a los diferentes servicios de la Abwehr eran mayoría: un sesenta por ciento aproximadamente. Muchos se adaptaron sin dificultades, no siempre en la misma organización, sino en organismos colaboradores. Así, Richard Gerken, capitán de la Abwehr, conocido muy bien por la resistencia holandesa, fue destinado como director de gabinete en la B.J.V. (Bundesamt für Verfassungsschutz – Comisión de Protección de la Constitución), organismo de contraespionaje civil, equivalente a la Dirección de Seguridad del territorio francés. Gerken escribió a propósito de sus actividades: «El modelo que hemos adoptado para formar esta comisión de control ha sido calcado sobre la organización del antiguo servicio Ausland de la Abwehr, es decir, el conjunto de los servicios militares de la Abwehr, que dirigía el almirante Canaris». Numerosos hombres se sirvieron de la red Gehlen para desarrollar una brillante carrera en diferentes ministerios y puestos gubernamentales de la Alemania Federal. El capitán de fragata Alexander Cillarius, antiguo jefe de la Abwehr en Finlandia y Estonia, llegó a ser consejero permanente en el Ministerio de Asuntos Extranjeros para las cuestiones escandinavas. El conde Adeelmann von Adelmannsfelden fue secretario de legación. Ernst Günther Mohr, embajador en Buenos Aires. El doctor Wilhelm Otto, cónsul en Houston. Todos, antes y durante la Segunda Guerra Mundial, eran hombres de confianza de la Abwehr. Algunos fueron, inclusive, condecorados con la medalla al mérito militar por los servicios prestados en el marco de su actividad de espionaje. Todos fueron recuperados por Gehlen. Las actuales comisiones científicas alemanas de estudios sobre la Europa del Este reúnen distinguidos profesores que, después de la guerra, continuaron su servicio bajo la dirección del general Gehlen. El paso por la red Gehlen equivalía a una «rehabilitación». Los profesores Markert, Mehneit, Oberländer y muchos otros fueron reconvertidos de esta manera. Este es el caso del doctor en Filosofía y Teología Hans Koch. El doctor Koch es un viejo experto en información. Agente de los servicios de espionaje austrohúngaros durante la Primera Guerra Mundial, se pone después del «Anschluss» («anexión», o «unión política» de Austria dentro de la Alemania nazi en 1938), a disposición del Estado nazi y se incorpora a la Abwehr. 

Anschluss 
 

Participa entonces activamente en la preparación de los planes de invasión de Polonia y Rusia. Koch se incorpora a la red Gehlen y, a partir de 1954, dirige el Instituto de Europa del Este en Munich. «La Comisión de Estudios sobre Europa del Este –declara-, con su equipo de investigadores, periodistas y agregados militares, ha reemplazado a una media docena de puestos diplomáticos en estos países». El puesto de Director del Instituto de Historia de Europa del Este en Tübingen es ocupado también por un antiguo miembro de la Abwehr, el profesor Wernet Markert. Otro antiguo oficial de la Abwehr era, igualmente, el profesor Klaus Mehneit. Alcanzó el cargo de titular de la cátedra de Ciencias Políticas en la Escuela Técnica Superior de Aix-la-Chapelle, de redactor jefe de cinco publicaciones sobre la Europa oriental y de consejero del ministro de Asuntos Exteriores para los países del Este. 
Para contrapesar, en su organización, la presencia de hombres con un pasado político dudoso y con una hoja penal recargada, Gehlen tiene la idea de llamar a los brillantes generales de la Wehrmacht. Los norteamericanos están encantados de que éste enrole a oficiales superiores. Su simple ingreso a la red Gehlen los absuelve de todas las acciones que hayan podido cometer durante la guerra. 
-De hecho –señala Erich Sauber-, la apariencia de rectitud que presentó la Abwehr al final de la guerra no fue más que un engaño. En 1936 fue firmada, en efecto, una convención de diez artículos entre la Abwehr y la Gestapo, fijando los límites de sus respectivas actividades, pero implicando un apoyo recíproco. En 1944 las pautas antisoviéticas y anticomunistas fueron adoptadas de común acuerdo por los oficiales de la Abwehr y los del S.D. También en 1944 Hitler ordena que la dirección de todos los servicios secretos se ponga en manos del Reichsführer S.S. Heinrich Himmler. De este modo, los «caballeros» de la Abwehr han pertenecido, en un momento dado, a las S.S. Pero no hay que engañarse: los métodos de acción durante la guerra no diferían demasiado. Este es el razonamiento que ha hecho Gehlen al contratar, también, a los S.S. o a los de la Gestapo. Para estos hombres no se trata siempre de rehacer sus vidas en el primer momento de la posguerra, sino de esconderse. Entrar en la organización Gehlen, equivale a asegurarse la impunidad. Provistos de papeles falsos, ocupando una función «responsable» en una organización respaldada por los norteamericanos, están provisionalmente protegidos- 
-La red Gehlen –explica Erich Sauber- ha sido puesta en pie para luchar contra el comunismo. Ahora bien, desde el principio, Gehlen ha querido ensanchar el campo de acción de su organización y crear secciones encargadas de obtener información en las demás regiones del planeta. África del Norte, Oriente Medio, América latina, son de este modo inundadas por agentes de Gehlen. Le sirven de pantalla sociedades de importación-exportación que son creadas a tal efecto- 
En medio de esta reunión prodigiosa de individuos que constituyen la organización Gehlen se destaca una figura muy singular: el doctor Wilhelm Höttl. 

Wilhelm Höttl 
 


Perseguidor de judíos, falsificador, espía, Höttl es el hombre clave del final de la guerra. Conoce el escondite del llamado «tesoro nazi» y todas las redes de evasión. Hombre de confianza de Kaltenbrunner, Schellenberg, Himmler, Eichmann, Skorzeny, se halla entre el número de los jóvenes del IIIer Reich que, al acabar la guerra, tenía apenas treinta años y estaba dispuesto a todo para salvar la cabeza. Austríaco, doctor en historia a la edad de 22 años, en 1940, como miembro de las S.S., es uno de los más jóvenes agentes de información. En 1944 llega a Hungría con las fuerzas de ocupación alemanas y juega un papel de primer plano como jefe de los servicios de seguridad. Dirige la deportación de miles de judíos y de miembros de la resistencia húngara. El 10 de Agosto de 1944 está en Estrasburgo. Enviado por Himmler a la conferencia del Hotel Maison-Rouge, es encargado de dar a conocer las consignas del Reichsführer, para la organización del Cuarto Reich, a los representantes de la industria, de la banca y de la administración nazis. Se encuentra aquí al emisario de Martin Borman, el Standartenführer Walter Rauff. Ambos hombres van a organizar las redes de evasión de los jefes nazis, preparar su camuflaje, repartir capitales, prever la creación de sociedades alemanas en el extranjero. Considerado criminal de guerra por los húngaros, consigue salir indemne de la aventura hitleriana. Testigo de cargo en el proceso de Nüremberg, denuncia a todos los torturadores de la Gestapo, ¡sus antiguos colaboradores! Inmediatamente es contratado por el C.I.C. norteamericano y se instala en Austria. Organiza en pocas semanas la red Höttl. Antiguos miembros del S.D., de las Waffen S.S. y oficiales de la Wehrmacht, acuden pronto a Bad Ausse, donde Höttl ha instalado su cuartel general. El grupo se encarga primero del contraespionaje en la región ocupada por las tropas norteamericanas y del espionaje en la zona rusa. El despacho del C.I.C. en Salzburgo proporciona los medios financieros y materiales. Höttl vuelve a tomar contacto con sus «amigos» que han quedado en Hungría y las informaciones llegan a diario a Salzburgo. 
Gehlen, que está interesado en Höttl por ser un especialista en cuestiones húngaras, le envía como emisario, para convencerlo de ingresar en su organización, a uno de sus amigos, el barón Harry Mast (también llamado conde Bobby). Los tratos con Höttl terminan en la integración pura y simple de la red Höttl en la de Gehlen. Los hombres de Höttl continúan reuniendo informaciones procedentes de Austria y Hungría y Höttl las transmite a la central de Munich. 
La red Gehlen fue fundamental en el espionaje y contraespionaje sobre los países que conformaban el Pacto de Varsovia. Gehlen proporcionaba la inteligencia y la O.S.S. y la C.I.A. proveían de todo aquello que precisaban para ejecutar su trabajo: dinero, equipos, transportes, armas. 
Entre los éxitos obtenidos por la red Gehlen se puede mencionar la «Operación Sunrise» por medio de la cual consiguió infiltrar más de 5.000 espías en los países del Este. Todos estos hombres, que fueron entrenados por el general S.S. Burckhardt, continuaron sus operaciones hasta el año 1956, hasta que finalmente fueron exterminados por la KGB. Habían colaborado en Ucrania con el líder nacionalista Stepan Bandera. 

Stepan Bandera 
 
Otro éxito trascendental fue la infiltración, en un puesto de jerarquía, de su agente Walter Gramash, como Director del Departamento de Flotas y Puertos de Alemania Oriental. Este agente transmitió información secreta a Munich durante siete años. Gehlen, asimismo, proporcionó información precisa sobre el emplazamiento de misiles soviéticos con cabezas nucleares; trabajó en colaboración y brindó apoyo a organizaciones nacionalistas clandestinas como «Guardia de Hierro» en Rumania o la «Ustashe» en Yugoslavia; llevó adelante la «Operación Rusty» de contraespionaje contra organizaciones de alemanes disidentes. La red Gehlen tuvo éxito también al descubrir y desarticular la «Unidad de Asesinatos SMERSH» (organización soviética que se había encargado de hallar y eliminar informantes y dobles agentes enemigos); como así también en la construcción del llamado «Túnel de Berlín» el cual fue excavado por debajo del Muro de Berlín para poder interceptar y escuchar todas las comunicaciones soviéticas y de Alemania del Este. 
Pero también es cierto que la organización de Gehlen reclutó a miles de alemanes ex miembros de las S.S. y la Gestapo, que eran buscados por crímenes de guerra, y les proporcionó identidades falsas, pasaportes, historiales adulterados, dinero y hasta puestos de trabajo. Gran parte de esos hombres hallaron refugio en Chile, Argentina y Paraguay. Cuando la Guerra Fría entró en su momento más crítico, toda exigencia inicial de no emplear ex miembros de la Gestapo o las S.S. fue olvidada y hombres como James Angleton (que llegaría a Jefe de Inteligencia de la C.I.A.) fue la persona encargada de elaborar y facilitar las identidades falsas. Precisamente, cuando la C.I.A. fue creada se nombró como su primer Director a Allen Welsh Dulles. Se afirma que fue Gehlen quien le proporcionó a Dulles los «lineamientos generales» de cómo debía organizarse una nueva agencia de inteligencia. 
En Abril de 1956, la red Gehlen fue reubicada al servicio de Alemania Federal con el nombre de B.N.D. (Bundesnachrichtendienst – Servicio Federal de Información). 

B.N.D. 
 
Gehlen conservó su alto cargo en la inteligencia alemana y fue ascendido a Teniente General de la Bundeswehr (las nuevas fuerzas armadas de Alemania). 

Emblema Bundeswehr 
 
En 1968 se vió obligado a renunciar como consecuencia del escándalo político que se generó al descubrirse que un oficial de alta jerarquía del B.N.D., Heinz Halfe, era un agente doble al servicio de la K.G.B.
A partir de su retiro, Reinhardt Gehlen llevó una vida tranquila, sin mayor trascendencia pública, hasta que falleció el 8 de Junio de 1979.
Por toda su trayectoria, es considerado una auténtica leyenda en el mundo de los servicios de información.
 

Reinhardt Gehlen en su vejez 
 


Fuente: Los grandes enigmas del IIIer Reich

martes, 17 de abril de 2018

Trump, el síndrome de Hubris y la guerra eterna de USA: 5 lecciones

Cuentos de síndrome de Hubris americano

Cinco lecciones de la derrota estadounidense

Tom Engelhardt | War is Boring




En la parte superior, un bombardero B-1 de la Fuerza Aérea de EE. UU. despega para atacar a Siria en abril de 2018. Foto de la Fuerza Aérea. 

¿Lecciones de la historia? ¿Quién las necesita? Ciertamente, no es el elenco actual de personajes de Washington, un equipo que huye de la historia, el pasado o el conocimiento de más o menos cualquier tipo. Sin embargo, solo por el placer de hacerlo, tomemos unos momentos para pensar en algunas de las lecciones de los últimos años del siglo pasado y los primeros años de esta podría ser para la nación más excepcional e indispensable del mundo, la del planeta. única superpotencia, el único sheriff del mundo.

Esas fueron, por supuesto, descripciones comunes de la era anterior a Trump y, sin embargo, en la era del MAGA, ya estaban tan mohosas y frías como el polvo en alguna tumba faraónica.

Comencemos de esta manera. Se podría pensar en la era posterior a la Guerra Fría, los años posteriores a la implosión de la Unión Soviética en 1991, como el momento de la primera crisis de opiáceos de Estados Unidos. Los políticos del país y los aspirantes a políticos estaban, entonces, tomando drogas callejeras (K-Street y militar-industrial -complejas, para ser exactos) - y teniendo visiones notables de un planeta disponible para la toma, así como el mantenimiento, por los siglos de los siglos amen.

En un globo terráqueo sin otra superpotencia, antes de Vladimir Putin, Rusia era un caparazón destrozado y empobrecido de la antigua Unión Soviética, mientras que China seguía entrando en el mundo capitalista, con el Partido Comunista a cuestas: obviamente, la oportunidad última de la historia se había presentado. Y a punto de ascender a la holocubierta del USS America fueron los últimos oportunistas de la historia, los hombres y mujeres que, en enero de 2001, ocuparían los puestos más altos en la administración de Pres. George W. Bush.

Eso, por supuesto, incluyó a Cheney, quien, después de supervisar una amplia búsqueda del mejor candidato para vicepresidente, se había asignado a sí mismo para el puesto. Como grupo, no podrían haber estado más preparados para el mejor momento de Estados Unidos bajo el sol. Se habían estado preparando durante años y, en su mayoría, habían salido del primer laboratorio de ideas, el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense, para ingresar a la Oficina Oval.

Durante mucho tiempo habían estado a favor de garantizar la "supremacía indiscutible" de este país mediante la construcción de su ya impresionante ejército en una fuerza incomparable. Al hacerlo, no tenían dudas de que alcanzarían lo que antes era inconcebible: una "preeminencia geopolítica estadounidense", como lo dicen cortésmente, que sería como ninguna otra gran potencia jamás.


USS Ponce, barcos ribereños de la Marina de EE. UU. y helicópteros Apache del ejército de los EE. UU. Foto de la Marina

Poder 'sin desafiantes'

Sucedió que su momento llegó con una velocidad cegadora e inesperada el 11 de septiembre de 2001. Su respuesta se captaría perfectamente solo cinco horas después de los ataques de ese día. Desde el Pentágono parcialmente devastado, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, que ya estaba seguro de que Al Qaeda estaba detrás de las huelgas, ordenó a sus ayudantes, como uno de ellos garabateó, "ir masivo". Barrer todo. Cosas relacionadas y no ". Y así lo hicieron.

Lo que siguió no sería solo la invasión y ocupación de Afganistán, sino el Iraq de Saddam Hussein, un país completamente desconectado de los ataques del 11 de septiembre. Y no solo Iraq, de todos modos, no en su imaginación febril -como una vez más en los sueños febriles del recién nombrado asesor de seguridad nacional John Bolton y el secretario de Estado Mike Pompeo-, sino también en Irán.

No muy atrás en la categoría de barrido entraría, estaban convencidos, el resto del Gran Medio Oriente, todavía se llamaba en esos días "el arco de la inestabilidad". ¡Poco sabían! Al final, no tenían dudas de que el resto del planeta también se alinearía o pagaría el precio. Sería un planeta Pax Americana para todas las edades.

En la carnicería que siguió, era fácil olvidar cuán expansivos eran esos sueños de fiebre. Pero dales crédito. Cualquier cosa que hicieran o dejaran de hacer, geopolíticamente hablando, la tripulación de Bush pensó en grande. Simplemente considere su documento seminal del momento posterior al 11 de septiembre, la Estrategia de Seguridad Nacional de 2002. Su objetivo, afirmó, era garantizar que Estados Unidos "construyera y mantuviera" las "defensas" del país "más allá del desafío". Y tenga en cuenta que ya hablaban de un país, como decía ese documento ". una posición de fuerza militar sin igual ".

Permita que eso se revuelva en su cabeza por un segundo tantos años después. En este planeta, un poder militar único e incomparable "más allá del desafío". Ese fue un sueño de dominio que una vez se habría dejado a los "Imperios del Mal" o locos. Pero en el mundo tal como lo imaginaron entonces, aquel en el que solo la "única" superpotencia se mantenía firme, lo fácil que resultaba imaginar un Gran Juego con un solo jugador y una eterna carrera armamentista de uno.

Los altos funcionarios de la administración Bush fueron, como escribí en aquel entonces, fundamentalistas puros en lo que respecta al poder militar de Estados Unidos. Como dijo más tarde Bush, consideraron que el ejército "era la fuerza más poderosa para la liberación humana que el mundo haya conocido jamás". Bajo tales circunstancias, ¿por qué alguien sería tímido al perderlo para "liberar" al resto del planeta?

En ese documento de 2002, la administración Bush esencialmente pidió un mundo en el que ninguna otra gran potencia o bloque de poderes volviera a desafiar la supremacía de este país. Como dijo el presidente en un discurso en West Point ese mismo año, "Estados Unidos tiene, y tiene la intención de mantener, fortalezas militares más allá de cualquier desafío, haciendo que las carreras armamentistas desestabilizadoras de otras épocas carezcan de sentido, y limitando las rivalidades al comercio y otras actividades de paz. "

La Estrategia de Seguridad Nacional puso el mismo pensamiento de esta manera. "Nuestras fuerzas serán lo suficientemente fuertes como para disuadir a adversarios potenciales de perseguir una acumulación militar con la esperanza de superar, o igualar, el poder de los Estados Unidos." Y el presidente y sus hombres rápidamente comenzaron a subir el presupuesto del Pentágono para adaptarse a su fantasías sobredimensionadas de lo que debería ser una "huella" planetaria americana, un proceso que, a pesar de todo lo que siguió, nunca ha terminado.


Militantes afganos en Siria. Foto a través de Wikipedia

Lecciones de guerra estadounidense

Mucho de esto, por supuesto, ya ha sido enterrado en las arenas de la historia, pero eso no es motivo para que se olvide. Casi 17 años después del 11 de septiembre, las partes del planeta que "la mayor fuerza, etc., etc." fueron liberadas, permanecen en una convulsión y desorden notables, mientras que los estados fallidos y los grupos terroristas se multiplican, produciendo más desplazados y refugiados que en cualquier momento desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Otra gran potencia, China, está aumentando, y una Rusia económicamente menos que grande continúa colgando militar y estratégicamente por la fuerza del descaro putiniano. No es sorprendente que el declive estadounidense se haya convertido en un tema del momento.

¿Qué conclusiones, entonces, podrían extraerse de la era de locura que nos condujo a este momento Trumpiano? Aquí están mis sugerencias para cinco posibles lecciones de la experiencia estadounidense de la guerra en el siglo XXI.

Lección uno. Debería haber sido demasiado obvio como para decir, pero no fue así: la Tierra no puede ser conquistada por un solo poder, sin importar cuán fuerte sea. Intenta hacerlo y acabarás decepcionando de alguna manera.

Shakespeare se habría sentido fascinado por la arrogancia de los líderes de Estados Unidos en estos años. Hoy no podría estar más claro que el primer agarre militar para un planeta totalmente estadounidense resultó ser demasiado para Estados Unidos para tragar en una milla iraquí. Nunca estuvo cerca de suceder.

Cuando se escriba la historia del declive estadounidense, quizás se dirá que nunca hubo un gran poder cuyos líderes lo derrotaron tan eficazmente por desear demasiado y por malentender lamentablemente la naturaleza del poder en este planeta. Para Washington, el impulso de hacer que la Tierra entrara en su imperium demostró ser el equivalente de un submarino que lanzaba un torpedo en su propio arco.

Leccion dos. En el siglo XXI, el poder militar, incluso el de "la mejor fuerza de combate en la historia del mundo", no es todo lo que se cree. No importa cuántos cientos de miles de millones de dólares se pongan para acumular y mantener ese ejército anualmente o cuántos billones de dólares se hunden en sus guerras y el caos que producen.

En 2018, los mayores militares en la Tierra resultaron ser incapaces de derrotar en última instancia a las fuerzas que estaban produciendo bombas en el camino por el costo de una pizza. Si quiere medir la efectividad del ejército de los EE. UU., Tenga en cuenta, por ejemplo, que más de una década y media después de que se lanzó su "Guerra Global contra el Terror", hay afiliados de Al-Qaeda en muchos más lugares que el 12 de septiembre. , 2001.

La Al Qaeda original todavía existe. Otros equipos de Al-Qaeda están luchando con éxito razonable desde Yemen a Siria hasta el norte de África. El Estado Islámico, aunque fue destruido como estado o "califato", continúa como un movimiento guerrillero en partes de Siria e Irak y sus filiales de marca se han extendido por ese antiguo "arco de inestabilidad" desde Níger y Libia a Afganistán y Filipinas. La guerra de Washington contra el terrorismo, en otras palabras, se convirtió en una guerra por la expansión del terror.

Lección tres. El poder militar es ahora una fuerza para el caos. Históricamente, en las edades imperiales que precedieron a esta, tal poder, si bien se aplica de forma brutal y devastadora, también podría ser una forma de imponer el orden en las áreas conquistadas y colonizadas. Por lo tanto, digamos, el Raj británico en la India o los militares franceses se aferran a Indochina.

Parece que ya no es el comienzo de las guerras de liberación e independencia del siglo XX en el mundo anteriormente colonizado. Ahora estamos en un planeta que simplemente no acepta la conquista y la ocupación militar, sin importar bajo qué disfraz llegue, incluida la propagación de la "democracia". Así que ten cuidado de liberar el poder militar moderno. Resulta contener dentro de sí fuerzas desintegradoras llamativas en un planeta que no puede permitirse tal caos.

Lección cuatro Al menos en el nivel imperial, la victoria resulta ser un concepto de otro siglo. En sus guerras de los últimos años, el ejército estadounidense ha pasado de los sueños de victoria a la aceptación de que sus conflictos pueden ser de naturaleza "generacional" y, más recientemente, a la idea de "guerra infinita", es decir, guerra sin esperanza de fin o el último éxito. De esta manera, sus principales comandantes han admitido que, según su propia definición, ahora viven en un mundo sin victoria.

Lección cinco. Las guerras imperiales llegan a casa, incluso si de maneras a menudo es difícil de detectar o captar. De hecho, las guerras de los Estados Unidos del siglo XXI han regresado a la patria no como una victoria, sino como una especie de derrota, por difícil que sea verla.

Donald Trump es una prueba de eso. Su lema "Make America Great Again" (lo que implica, como ningún otro político de su momento se atrevió a hacer) que el país ya no era tan bueno, hizo sonar la campana en el corazón y ayudó a ganar las elecciones de 2016. Su campaña America First encarna de manera similar una sensibilidad declinista, incluso si no se reconoce como tal.

Y así, el número de multimillonarios y billonarios se multiplicó de forma impresionante, creando una brecha de desigualdad cada vez mayor. En esos mismos años, con una mano de ayuda de la Corte Suprema, el sistema político estadounidense se transformó, bloqueó, afianzó y canalizó, para los muy multimillonarios y billonarios y sus súper PAC. Mientras tanto, la inversión real en la infraestructura básica de este país, en todo lo que una vez fue el más avanzado de los primeros países del mundo, se fue por un precipicio.

Todo esto fue sentido particularmente por los habitantes del corazón blanco del país, ya que el futuro parecía estar cerca de muchos de ellos. A su manera, habían absorbido alguna versión intuitiva de las "lecciones" anteriores de la historia reciente, al igual que Trump. Como resultado, en las elecciones de 2016, junto con todos sus tweets, insultos y apodos, que se convirtieron en el corazón y el alma de la cobertura de los medios, hizo algo mucho más crucial.

Aseguró a los estadounidenses que sentían que sus vidas y las de sus hijos, endeudarse por sus propias educaciones de una forma que alguna vez hubiera sido inimaginable, les estaban convirtiendo en el tercer mundo. Esto culparon tanto al "pantano" de Washington como a las personas de color de todo tipo. En su propia forma distintiva, Trump les aseguró que la vida en Estados Unidos no tenía que ser así, enviándoles repetidamente mensajes de excelencia y grandeza, así como de antiinmigración, con fuego y furia convincentes.

Por supuesto, al ingresar al Despacho Oval, nuestro primer presidente multimillonario eligió rápidamente un gabinete de multimillonarios y billonarios, mientras que el gran logro de su primer año como presidente sería liberar tanto a las empresas estadounidenses como a esa clase dorada de aún más responsabilidad financiera por la nación, gracias a su proyecto de ley de "reforma" fiscal. Mientras tanto, supervisó la expansión de las guerras de Estados Unidos en tierras lejanas.

Nada de esto debería haber sido un poco sorprendente. Después de todo, sea cual sea la tranquilidad que pueda haber ofrecido, su campaña siempre fue una de The Donald First. Y lo que sea que pensaban que estaban haciendo, sus votantes elegían a un hombre cuya experiencia más profunda radicaba en cómo salir de los procedimientos de bancarrota que olían a rosa. Ahora, parece decidido a aplicar esas habilidades especiales a la paz, la guerra y la economía.

Eso significa que, en uno o dos años más, puedes contar conmigo las lecciones de la guerra estadounidense seis a diez. Mientras tanto, agárrate a tus sombreros.


Militaria Argentina: Marcha de San Lorenzo



La Marcha de San Lorenzo 
¿Conoces esta historia? 

"En cada Fiesta Patria Argentina se escucha la Marcha de San Lorenzo: "Febo asoma, ya sus rayos iluminan el histórico convento..." 

Muchos creemos que fue escrita por argentinos, en honor a un combate argentino (el Combate de San Lorenzo de 1813, primera batalla comandada por el General José de San Martín) y que su autor debió haber sido reconocido en la historia... Lamentable error. 

Su autor, Cayetano Alberto Silva, era uruguayo, nacido el 7 de agosto de 1868 en Maldonado, hijo de Natalia Silva, una esclava de la familia que le dio el apellido y que seguramente lo crió sola. Estudió música, y se trasladó a Rosario (Argentina), donde fue nombrado maestro de la Banda del Regimiento 7 de Infantería. 

La partitura musical que conoceríamos como Marcha de San Lorenzo, fue compuesta por Silva para dedicársela al Coronel Pablo Ricchieri, Ministro de Guerra de la Nación en ese entonces. El Ministro agradeció el homenaje pero le pidió que le cambiara el título por "Combate de San Lorenzo", lugar donde él había nacido y escenario de la contienda que el General San Martín llevó a cabo en territorio argentino. 

Oficialmente fue estrenada en 1902 (sin letra) en las cercanías del Histórico Convento de San Carlos donde se gestó la Batalla de San Lorenzo... Ese día la marcha fue designada Marcha Oficial del Ejército Argentino. 

En 1907 su vecino y amigo de Venado Tuerto, Carlos Javier Benielli, le agregaría la letra que luego sería adaptada para las escuelas. 

Años después, acosado por la pobreza, Cayetano Silva vendería los derechos de la marcha a un editor de Buenos Aires en 50 dólares de esa época, una suma insignificante. 

La Marcha se hizo famosa (en Europa se considera una de la cinco mejores Partituras militares de la Historia) y estuvo presente en momentos históricos fundamentales: 

  • Se ejecuta habitualmente en los cambios de guardia del Palacio de Buckingham, modalidad que estuvo suspendida Únicamente durante el conflicto en las Islas del Sur.
  • Fue usada como música incidental en algunas películas (Rescatando al Soldado Ryan, por ejemplo). 
  • Durante la Segunda Guerra Mundial, la Marcha de San Lorenzo fue tocada por los alemanes en París cuando entraron por el Arco de Triunfo de esa ciudad. 
  • A manera de desagravio, el General Dwight Einsenhower también la hizo ejecutar cuando el Ejército Aliado entró en París para liberarla. 
También Cayetano Silva fue empleado en la banda policial. Tras serios problemas de salud, falleció en Rosario el 18 de Enero de 1920. 
Por ser de raza negra, la Policía de Santa Fe le negó sepultura en el Panteón Policial, y fue sepultado sin nombre. Recién en 1997 sus restos fueron trasladados al Cementerio Municipal de Venado Tuerto. 
Su música quedó en la historia, su autor, por una simple cuestión de raza, en el olvido. Sirva esta perla como un pequeño homenaje." 

"Marcha de San Lorenzo"
Tenemos que referirnos muy particularmente a la "Marcha de San Lorenzo". La música de tan vibrante marcha militar se la debemos al uruguayo Cayetano Silva. Nació hacia el año, aproximadamente, 1870, y murió hacia 1920. Estuvo mucho por nuestras tierras y fue discípulo de estos distinguidos maestros italianos directores de orquestas y bandas militares, y compuso la música de la Marcha de San Lorenzo en el año 1902. En principio esta marcha estaba destinada a homenajear al General Ricchieri, que sabemos que fue el gran reformador del Ejército. Ricchieri fue el que instituyó la primer conscripción, y justamente también en homenaje a la primer conscripción se escribió la marcha "Guru Malal", que data de fines del siglo XIX, en 1898 aproximadamente. 

Volviendo a Cayetano Silva, al principio se la iba a dedicar a Ricchieri, que era Ministro de Guerra del General Roca y que volvió a instituir y organizar el Regimiento de Granaderos a Caballo como escolta presidencial en el año 1903; esto último es un dato interesante e histórico acerca del General Ricchieri, quien además adquirió las máuser, porque viajaba por Europa, especialmente por Bélgica, donde tenían los mejores fusiles, e hicieron la licitación y le adjudicaron al Ejército Argentino esta famosa arma. 

Declina Ricchieri del honor de que le dedicaran la marcha, y entonces Cayetano Silva le pone "Marcha de San Lorenzo", que había sido el lugar de natalicio del General Ricchieri, en San Lorenzo, provincia de Santa Fe. 

Esta marcha militar ha tenido enorme repercusión, sobre todo en países como Alemania, que es heredero de una gran tradición musical, recordemos a Bach, y también una gran tradición de música militar en particular. Y así intercambiamos con los alemanes muchas piezas de música militar, por ejemplo "Viejos Camaradas", ("Alter Kameraden"), que intercambiamos justamente por la Marcha de San Lorenzo. De la misma manera, la Marcha de San Lorenzo tuvo repercusión en Inglaterra, y cuando para su coronación el rey Jorge V vio lo que era esta pieza, la hizo tocar en el acto y la tomó muy en cuenta, y a partir de entonces cuando se hace cambio de guardia en el Palacio de Buckingham se pasan las estrofas y la música de la Marcha de San Lorenzo. 




Tanto alemanes como los ingleses consideran que es una pieza única por la forma en que se describe posteriormente, por la letra y los sones marciales. Dicen que jamás hubo una composición musical militar asemejable a la Marcha de San Lorenzo. Particularmente el Kaiser Federico Guillermo II la tuvo muy en cuenta en Alemania. " 



Una anécdota 
Cuando vino el Gral De Gaulle a visitar a Argentina en los años 60s, asistió a un desfile del ejercito argentino donde por supuesto tocaron la marcha de San Lorenzo. Al escucharla, De Gaulle se levantó y empezó a irse del palco oficial hasta que lo pararon y le preguntaron que le pasaba. El dijo que consideraba la marcha una afrenta al honor francés, porque esa era la marcha que unidades de la Wehrmacht (la Alemania nazi) habian tocado al desfilar victoriosamente en Paris en 1940!! 

** La Marcha de San Lorenzo fue ejecutada por el Ejército Alemán, en París, al desfilar triunfantes en 1941 bajo el Arco del Triunfo. 

* Como expreso desagravio a la ocupación alemana, hecho completamente desconocido, el General Einsenhower ordenó su ejecución al ingreso triunfal en París del Ejército Aliado. 



Fuente de esta segunda parte:
Letra: Fuente
Música: Archivo MP3


Marcha de San Lorenzo